Se dice que el amor no se puede forzar, que llega solo y cuando lo hace se debe dejar que fluya. La realidad es que cada relación es un mundo en el que los miembros de la pareja son los que deciden sobre el rumbo al que va a llegar todo, pero a veces las cosas no están del todo claras.

Hay relaciones de pareja que no son simples; puede ser que alguno de los miembros tenga dudas sobre los sentimientos del otro, hay desconfianza y celos… Y, a veces, hacen eso de los ‘tests del amor’; como, por ejemplo, irse a una isla en la República Dominicana llena de tentadores y tentadoras o algo todavía más loco.

interested audrey horne GIF

Una prueba mano a mano

Alexander y Viktoria son dos jóvenes ucranianos que han optado por poner a prueba el amor que sienten uno hacia el otro de una forma muy particular. Ambos han decidido permanecer pegados durante tres meses, pero literalmente: pretenden estar tres meses encadenados (de hecho, ya ha empezado la cuenta atrás).

La pareja empezó con todo esto el 14 de febrero aprovechando la celebración del día de los enamorados. Se desplazaron hasta la Estatua de la Unidad de Kiev para que un soldador les pusiera la cadena que les acompañarán durante los próximos meses.

A por el récord

Además, con todo esto podrían conseguir un récord, para lo que un supervisor del Registro nacional de récords de Ucrania, Vitaly Zorin, se ha asegurado de que las cadenas estén bien puestas y ajustadas. Antes de empezar todo esto, Zorin también hizo un análisis de la salud mental de la pareja.

Y es que parece que la cosa va muy en serio. Alexander decía lo siguiente: «Vamos a ir a por el récord. Hay una cadena y está todo soldado«. Además, Zorini explica que si durante estos tres meses deciden separarse, necesitarán llamar a especialistas de los servicios de emergencias para cortar la cadena… no estamos hablando de ninguna tontería.



Todo esto incluye tener que hacerlo todo juntos, es decir, dormir, ducharse, ir al lavabo, entrar en un coche…

Primera prueba

El primer test fue un viaje en coche de 520 km desde la capital hasta su casa. Si ya es un largo recorrido para hacer con alguien… imaginaos si estás [email protected] a esa persona. 

Durante uno de los descansos, tuvieron que elegir entre usar el baño de hombres o el de mujeres en un restaurante y optaron por este último, ya que no tienen espacio ni para hacer sus necesidades… Imaginaos la cara del personal.

¿Acabarán odiándose o será el test que necesitan para saber que su amor lo puede todo? 

Si os ha gustado este artículo recordad que, más abajo, podéis disfrutar de otros que, con casi total seguridad, os resultarán igualmente entretenidos… o eso esperamos, porque la verdad es que los hemos hecho con mucho cariño.

Fuentes: ladbible thesun