Marcela Iglesias es una mujer argentina que actualmente vive en Los Ángeles (Estados Unidos) y que es muy conocida en Instagram como @marcelaiglesiashollywood, donde la comparan con la muñeca Barbie. Hace unos días, recibió un mensaje a través de Instagram que la dejó sin palabras y que ha compartido con los medios.

El mensaje se lo enviaba uno de sus seguidores que le hacía una propuesta de lo más inesperada: se ofrecía a pagarle a cambio de sus óvulos para que sus hijos se parecieran a ella.

Así empezaba el mensaje en cuestión:

«Hola señorita Marcela, la he estado siguiendo por un tiempo y quiero pagarle para que done sus óvulos. Es extremadamente hermosa por naturaleza y no tiene cirugías. Así que quiero que mis hijos se parezcan a usted«, decía Chad, un hombre que provenía de los Emiratos Árabes.

«He estado siguiendo su historia por un tiempo y quiero niños naturalmente hermosos que no tengan que ir a procedimientos cosméticos o cirugías. Envíeme su tarifa y podemos comenzar el proceso de inmediato«.

Ella, encantada

¿Cuál ha sido la reacción de Marcela? Ella se siente muy halagada por la propuesta: «Creo que estaba buscando características muy concretas para su hijo. Quería tener la seguridad de que la persona que buscaba no se había sometido a retoques para lucir de una forma determinada, de manera que lo que ves es lo que recibes. Creo que le gusta la apariencia latina. Me siento halagada, por supuesto, es especial cuando alguien te elige como ‘creador de humanos’ «.

Esto, por muy sorprendente que pueda parecer, no es la primera vez que le ocurre a Marcela; anteriormente ya había recibido este tipo de proposiciones por parte de personas desconocidas e incluso de su circulo de amistad. Por ejemplo, amigas que no pueden tener hijos de forma natural le han pedido ayuda y ella lo ha considerado por el hecho de ayudarlas a hacerlas felices.





Todo tiene un precio

Marcela ha ofrecido un ‘precio de salida’ y, si la persona es cercana, la cosa cambia bastante. «He pensado en vender mis óvulos porque si puedo hacer a alguien feliz, ¿por qué no? Pero también debe hacerme feliz a mí; para una familiar, lo haría de forma gratuita. Para empezar, lo consideraría a 50.000$ por óvulo«, señala. «Realmente no necesito el dinero pero no me importaría ser compensada por mi tiempo y el proceso«.

Marcela finalmente rechazó la oferta del hombre, pero no cierra la puerta a hacerlo en un futuro con una serie de condiciones.

Las condiciones de Marcela

Para Marcela, este no se trata de un negocio cualquiera; hay una vida de por medio… y eso lo cambia todo. «Si en el futuro me contactan de una manera más profesional, como a través de mi sitio web o correo electrónico, y la persona está en los Estados Unidos o está dispuesta a estar en los Estados Unidos, entonces podemos hablar en persona».

Además, también le gustaría tener un papel en la vida del niño o niña. «Necesito sentir que es lo correcto, es más que una transacción monetaria para mí. Si vendiera mis óvulos a alguien, me encantaría ver al niño o niña y seguir su desarrollo«.

Si os ha gustado este artículo recordad que, más abajo, podéis disfrutar de otros que, con casi total seguridad, os resultarán igualmente entretenidos… o eso esperamos, porque la verdad es que los hemos hecho con mucho cariño.

Fuentes: upsocl ladbible

SIGUE NUESTRO CANAL DE YOUTUBE YO CONTROLO 🎥