Ya vamos a cumplir un año sumergidos en esta terrible pandemia que no parece acabar nunca. Han sido doce meses complicados en los que nuestras vidas han cambiado por completo… en todos los sentidos.

Ya no se trata solo de que no salimos y nos abrazamos como antes, sino que hemos tenido que integrar a nuestras rutinas cosas como las mascarillas y el gel hidroalcohólico, y ver en nuestras televisiones cómo se hablaba de ‘curvas’ y ‘olas’… y es precisamente en este último punto que nos queremos centrar hoy.

Uno de los rostros del año

Si ha habido un protagonista mediático de toda esta pandemia en nuestro país, ese ha sido sin duda Fernando Simón, la cara visible del Gobierno de España sobre esta crisis sanitaria.

Él es el director del Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias Sanitarias y, durante todo este tiempo, se ha plantado de forma casi diaria en nuestras televisiones para informarnos de la última hora sobre la pandemia. ¿Cómo va la curva? ¿Cuánta es la incidencia acumulada? ¿Cuál es el siguiente paso? A todo esto y más, con sus intervenciones, ha intentado dar respuesta desde hace ya unos cuantos meses.

Momentos para todo

Con él hemos vivido situaciones de todos los tamaños y colores. Hemos recibido algunas de las peores noticias de la pandemia, pero también algunos momentos tremendamente surrealistas y, por qué no, divertidos. Y es que, hace unos meses, su cara llegó a venderse en camisetas.

Su rostro fue uno de los más populares del pasado 2020 y, más allá de las polémicas alrededor de su nombre, lo que está claro es que es una figura que ya ha pasado a la historia de nuestra cultura popular… y esto no le ha salido gratis.

Fernando Simón empezó sus apariciones públicas mostrando un frondoso cabello grisáceo, muy al estilo de Albert Einstein pero, con los meses (y, probablemente, el estrés derivado de su trabajo), su melena ha ido desapareciendo; perdiendo espesor. Los usuarios de las redes sociales, como veréis a continuación, se han percatado de esto y no han tardado en comentarlo y, por supuesto, hacer memes.





Y es que todo esto acabó de ‘explotar’ cuando, el pasado 15 de febrero, el epidemiólogo se presentó en su característico atril ante las cámaras, pero luciendo una sutil diferencia: se había quitado su rizada melena y, ahora, en esas condiciones, podíamos ver que las entradas habían ganado un gran protagonismo en su cabeza.

Por supuesto, esto no es más que una anécdota. Recordemos que Simón tiene 57 años y, a la mayoría de los hombres, a esas edades, el pelo empieza a ‘decir adiós’… pero el estrés, los nervios y la ansiedad siempre han sido unas malas aliadas del peine.

Aquí os dejamos algunas de las mejores reacciones en redes:

A vosotros, ¿qué os ha parecido todo esto? ¿Creéis que se nota tanto la diferencia? 

Si os ha gustado este artículo recordad que, más abajo, podéis disfrutar de otros que, con casi total seguridad, os resultarán igualmente entretenidos… o eso esperamos, porque la verdad es que los hemos hecho con mucho cariño.

Fuente: Mundo Deportivo.

SIGUE NUESTRO CANAL DE YOUTUBE YO CONTROLO 🎥