Por First Dates han pasado todo tipo de personajes; lo que no nos esperábamos es que el restaurante del amor recibiera la llegada de un antiguo rostro muy conocido y que dio mucho de qué hablar en su momento.

Se trata de Kevin Guillén, un nombre que de primeras tal vez no os suena… pero cuando veáis su rostro recordaréis uno de los virales más famosos de nuestro país. A los 19 años, acudió a ‘El diario’ para decirle unas palabras a su amigo Angelo, quien lo veía como algo más que un amigo. Y es que este último presumía del tamaño de su miembro, algo que a Kevin poco le importaba.

Otro de los momentos que más se viralizó fue cuando la presentadora le preguntó a Kevin cómo era su amigo; si era muy lanzado o no… A lo que Kevin respondió «sí, por detrás«. Esto desató las risas del público, y él matizó que se refería «fuera de cámaras, por el Messenger«.

El vídeo de su presentación es uno de los más vistos del programa; cuenta con más de 3,5 millones de visualizaciones en Youtube. Y es que el momento, sin duda alguna, lo merece:

Nuevo escenario: First Dates

Pues bien; hace unas semanas, Kevin volvió a visitar un plató, pero en este caso el del restaurante del amor de cuatro para intentar conocer a ‘su media naranja’.

La cita de Kevin fue Roberto, un hombre de 30 años que se dedicaba a la peluquería y se definía como «un poco complicado» en el amor. A pesar de que su primera impresión no fue del todo buena (el prototipo de Kevin no era el que buscaba Roberto) los dos se dejaron llevar y el rumbo de la cita cambió. «De empotrador no tiene nada, al menos visiblemente, que a lo mejor después me sorprende«.

Kevin aseguraba que «sabía que era gay desde que estaba en la barriga de su madre» y se mostraba muy receptivo: «Estoy más abierto que las aguas de Moisés«.

Las primeras impresiones engañan

A medida que transcurría la cita, iba creciendo la química entre estos dos y, al final, la cosa salía mejor de lo que esperábamos. «Esperaba otra persona, soy mucho de primeras impresiones. Ha aparecido otra que no significa que sea buena ni mala«, le decía Roberto a Kevin… «El chico me ha gustado pero depende para qué«, contaba Kevin en la sala.



Y Roberto no podía ocultar cómo había cambiado su opinión al conocer más a Kevin: «Me ha ido engatusando, me ha llevado a su terreno«.

La abuela entra en juego

El momento más divertido llegaría cuando Kevin llamó a su abuela y le presentaba a su cita a través de una videollamada. «Mi nieto es guapísimo, es muy buen niño. Muy cariñoso, muy amable, muy respetuoso«, decía su abuela deshaciéndose en elogios. A continuación, llegaría el momento de la decisión final…

Si os ha gustado este artículo recordad que, más abajo, podéis disfrutar de otros que, con casi total seguridad, os resultarán igualmente entretenidos… o eso esperamos, porque la verdad es que los hemos hecho con mucho cariño.

Fuente: cuatro