La saga literaria de las Crónicas de Narnia siempre ha sido uno de los íconos de la literatura fantástica. Muchos conoceréis la historia o habréis visto las películas, con lo cual a continuación os contaremos algunas curiosidades y “secretos” de la película que seguro que os sorprenderán.

Y es que, como podréis comprobar, “Las Crónicas de Narnia” es una historia bellamente contada pero cuyos conceptos e ideas no son originales; de hecho, se basan en una de las historias más viejas y antiguas que conocemos.

La referencia a Jesucristo

El león Aslan reúne unas cualidades que hacen que sea realmente fácil relacionarlos con Jesús; de hecho, el propio autor de la saga C.S Lewis lo reconoció cuando una madre le contó que su hijo se sentía culpable por querer más a Aslan que a Jesús y estar convencido de que eran la misma persona.

Las cosas que Aslan hace o dice y por las cuales Laurence lo ama, son simplemente las cosas que Jesús hizo o dijo. Así que cuando su hijo piensa que él ama a Aslan, él realmente está amando a Jesús: y quizás mucho más de lo que antes le amó”.

Recordemos que uno de los momentos más espectaculares de la película y los libros es cuando, al igual que Jesús, Aslan resucita después de sacrificarse por el reino.

Otros valores bíblicos

Pero el león Aslan no es el único representante de esas ideas, sino que muchos de los personajes están asociados a pecados o virtudes y muestran la “clásica” lucha entre el bien y el mal.

 



Por ejemplo: Reepicheep (valentía), Edmund (soberbia y orgullo), Lucy (fe), Caspian (justicia), Eustace (cambio), Jadis (arrepentimiento), Aslan (sabiduría), Jill (desobediencia), por mencionar algunos.

La amistad con Tolkien

El escritor de “Las Crónicas de Narnia” y el autor de “El señor de los anillos” fueron amigos. Curiosamente, Tolkien era católico mientras que C.S Lewis era agnóstico, pero su relación hizo que le influenciase de tal manera que, como estamos viendo, su obra se llenase de referencias a la religión.

De hecho, ambos formaron parte de una organización llamada “Los Inklings”, un grupo de académicos de Oxford que se juntaban para compartir ideas y hablar sobre teología.

Si os ha gustado este artículo recordad que, más abajo, podéis disfrutar de otros que, con casi total seguridad, os resultarán igualmente entretenidos… o eso esperamos, porque la verdad es que los hemos hecho con mucho cariño.

Fuentes: vix