Sobre moda no hay nada escrito, y eso es algo que vemos cada vez que interactuamos con la gente: todo el mundo viste de forma diferente y, sobre todo, todo el mundo quiere ir de la forma con la que más cómoda se sienta (en todos los aspectos posibles en los que uno se puede sentir cómodo).

chandler bing lol GIF by TV Land Classic

Es cierto que, para algunas ocasiones, tenemos que enfrentarnos a las temidas ‘normas de etiqueta’. Pero suelen ser momentos excepcionales y, como todo en esta vida, también están sujetas a cambio.

Esto es algo que puede verse bastante bien en los aeropuertos. Mientras que hay personas que optan por taparse completamente (suelen ser sitios bastante fríos), otras prefieren optar por la comodidad o, incluso, hay quienes prefieren arreglarse mucho e ir más ‘elegantes’.

Contemplating Which One GIF by Beauty Brands

En resumidas cuentas: todo depende un poco de cómo queramos ir nosotros y, como es evidente, tampoco podemos ir sin nada puesto ya que, en la mayoría de sitios, tanto públicos como privados, se prohíben este tipo de prácticas.

Pero…¿qué pasa cuando, a pesar de que no se infringe ninguna norma, se genera un problema a nuestro alrededor por la forma en la que vestimos? Pues que nos puede pasar lo mismo que a nuestra protagonista de hoy.

Ella se disponía a tomar su vuelo vestida con un top negro corto y unos pantalones tejanos azules cuando, de repente, un miembro de la tripulación le dijo que no podía viajar así ya que era una ‘vestimenta inadecuada’.



Para que pudiese viajar, le dejaron una especie de chaleco reflectante para que se tapase y, como os podéis imaginar, la modelo se sintió bastante humillada con esto, ya que la estaban señalizando y, prácticamente, criminalizando, tan solo por su ropa.

“Ella (la azafata) miró el billete y luego miró hacia arriba y dijo: ‘Oh, ¿tienes un jersey que puedas ponerte?’ y luego aquí estoy yo pensando que ella debe estar preocupada porque voy a tener frío en el vuelo, va a hacer frío en Melbourne o algo así. Ella siguió y me dijo, ‘Bueno, no puedes volar con lo que estás usando, no puedes usar un bikini’. Y yo dije, ‘Mira, no es un bikini, es un top’”, contó la joven para el medio 9News.

Ella, como os podéis imaginar, tuvo que acatar las órdenes de la empleada para poder tomar su vuelo, pero no por eso se quedó tranquila. Después de lo ocurrido, se dirigió a sus fans en Instagram para contarles lo que acababa de pasar, y estos le dieron todo su apoyo.

Y lo peor estaba por llegar ya que, al entrar en la nave, se pusieron a buscarle algo para que ‘se tapase’: “Entonces hicieron una gran escena cuando subí al avión y me hicieron esperar frente a todos mientras buscaban algo con qué cubrirme”, explica en un texto publicado en sus redes sociales.

Respecto a la web de Jetstar, compañía con la cual viajaba la joven, esto es lo que se especifica de la vestimenta: “Por favor, abstenerse de usar ropa o llevar artículos personales que muestren palabras, imágenes, símbolos o lemas que puedan considerarse razonablemente ofensivos (por ejemplo, una camiseta con insultos o malas palabras)”, pero nada sobre no poder llevar un top.

Y esta es la ropa que llevaba:

Finalmente, la compañía aérea acabó por disculparse con ella, pero es impresionante que este tipo de cosas sigan pasando todavía, en pleno siglo XXI.

A vosotros, ¿qué os ha parecido toda esta historia? ¿Algo así os parece justificable? 

Si os ha gustado este artículo recordad que, más abajo, podéis disfrutar de otros que, con casi total seguridad, os resultarán igualmente entretenidos… o eso esperamos, porque la verdad es que los hemos hecho con mucho cariño.

Fuente: Upsocl.