El pasado viernes 29 de enero, ‘Bajocero‘ llegaba a Netflix y ya se ha convertido en uno de los fenómenos de lo poco que llevamos de año. Dirigida por Lluís Quílez, la cinta ya ha cautivado a millones de espectadores en nuestro país e incluso al otro lado del charco: es nº1 en España y TOP 3 en Reino Unido y Estados Unidos. Casi nada.

La premisa es sencilla: un policía (interpretado por un magistral Javier Gutiérrez) recibe la orden de conducir un furgón blindado lleno de presos que van a ser trasladados a otra prisión… y la noche acaba siendo una auténtica pesadilla. ¿Qué hay de todo este éxito? Hoy os hemos recopilado algunos detalles que más nos han llamado la atención.

1Una historia que engancha

Durante el traslado iremos conociendo las respuestas de ‘quién’ y ‘por qué’ y, más allá del thriller, la historia incluye desgarradores tintes dramáticos con un final a la altura de toda la atmósfera que se desarrolla a lo largo de la cinta.

2Ni un segundo para respirar

Desde el arranque hasta el último segundo, nos adentramos en una película de acción trepidante que nos hace vibrar y estar pendientes de todo lo que sucede en la pantalla. Tensión e intensidad a raudales. Además de ser una película entretenida, tiene giros de guion sorprendentes y cada paso adelante es completamente imprevisible.

3Escenas fuertes

La cinta también incluye alguna que otra escena explícita que puede encoger el corazón a más de uno (pero no se trata en absoluto de un uso desmedido).

4Reparto de lujo

La película con rostros reconocidos como Javier Gutiérrez (al que en muchos medios americanos se refieren como ‘el Liam Neeson español’ y con un papel excepcional de Karra Elejalde como el villano. A destacar también los personajes de Patrick Criado, Luis Callejo y Edgar Vittorino.



5Frío, frío

La película nos ofrece una gélida puesta en escena cuidada al detalle; la realidad es que fue rodada en pleno invierno y las bajas temperaturas de las escenas nocturnas son completamente reales. Ya dicen eso de que la venganza es un plato que se sirve frío…

Por ejemplo, en la escena de Àlex Monner, el director ha explicado que «rodaron en la sierra madrileña a 0 grados y, entre toma y toma, «tenían que cambiarle de ropa y ponerle estufas para recuperarlo porque corría el riesgo de pillar una hipotermia«. Realismo puro y duro.

6Dilema moral de fondo

La cinta también nos plantea de forma brillante un dilema moral muy actual: el de la ley y la moral. ¿Es la ley realmente justa? ¿Existe moralidad en tomarse la justicia por la mano?

 

 

Finalmente, y para que tengáis aún más ganas de verla, os dejamos el tráiler:

Si os ha gustado este artículo recordad que, más abajo, podéis disfrutar de otros que, con casi total seguridad, os resultarán igualmente entretenidos… o eso esperamos, porque la verdad es que los hemos hecho con mucho cariño.

Fuente: elperiodico