Shonda Rhimes, conocida por ‘Scandal’ y sobre todo por ‘Anatomía de Grey’, ha vuelto a pegar un pelotazo aunque en esta ocasión ha cambiado la televisión tradicional por Netflix. Su nueva serie ‘Bridgerton‘ ha entrado en la plataforma por todo lo alto convirtiéndose rápidamente en una de las series más vistas y en solo 28 días logró que 82 millones de cuentas la viesen entera.

Superando éxitos

‘Lupin’, ‘Gambito de dama’, ‘The Witcher’ o incluso ‘Stranger Things’ no consiguieron números tan buenos y se está convirtiendo en un auténtico fenómeno.

Pero muchos ojos detectan más detalles y fallos de la serie y, tal y como pasó con la taza de Starbucks en ‘Juego de Tronos’, ha habido muchos espectadores que han querido apuntar algunos de los fallos más curiosos que se han podido ver en la primera temporada de ‘Bridgerton’.

Previendo el futuro

Para empezar, muchos de los fans de la serie se fijaron en un póster de Primark reflejado en una ventana. Como habréis deducido por las imágenes (si no sois de los que seguís la serie), ‘Bridgerton’ es una producción de época y, para su desgracia, Primark todavía no existía.

La mayoría de los fallos van en esa línea y consisten en estructuras modernas que el equipo de atrezzo y producción no escondió del todo bien: señales de estacionamiento, tapas de alcantarilla de telecomunicaciones, tuberías, timbres de domicilios, etc.

Fallos de época

Uno de estos errores que se pueden ver frecuentemente en la serie son las líneas amarillas de estacionamiento que se convirtieron en una característica de las carreteras británicas en la década de 1960, lo cual es un fallo bastante grande porque la serie está ambientada en 1813.



En cualquier caso, os animamos a que disfrutéis de esta serie y acompañéis a los ocho hermanos de la familia en sus aventuras y desventuras y los líos que algunos encuentran en el amor.

Si os ha gustado este artículo recordad que, más abajo, podéis disfrutar de otros que, con casi total seguridad, os resultarán igualmente entretenidos… o eso esperamos, porque la verdad es que los hemos hecho con mucho cariño.

Fuentes: mundodeportivo