¿Os acordáis de Delonte West? Por si acaso haremos un poco de memoria. West fue elegido en el número 24 en el draft de 2004 por el equipo de los Boston Celtics y jugó durante 10 temporadas en la NBA en equipos tan emblemáticos como los Dallas Mavericks, los Seattle Supersonics y los Cleveland Cavaliers.

No era una de las grandes estrellas, pero siempre fue un jugador cotizado con un promedio (9,7 puntos por partido y 3,6 asistencias) que lo hacía perfecto para muchos equipos distintos. Sin embargo, varios incidentes hicieron que su imagen no fuese la más positiva del mundo y que se hiciese evidente que el jugador tenía problemas graves.

Problemas con la ley

En 2009 le detuvieron por superar el límite de velocidad y, además, llevaba en el maletero varias armas de fuego para la cuales no tenía licencia. Dentro de la cancha también protagonizó altercados, siendo especialmente sonado el episodio en que le metió un dedo en la oreja a Gordon Hayward durante un partido entre los Mavericks y los Jazz.

Sus comportamientos junto a lesiones y, sobre todo, sus adicciones y excesos hicieron que West terminase con su carrera profesional llegando al punto de arruinarse y acabar mendigando en la calle; de hecho, hace un año se viralizó un vídeo en el que lo veíamos en un estado muy triste. Por suerte, su vida ha cambiado para bien.

Su vida volvió a dar un vuelco

Al ver estas imágenes mucha gente quedó totalmente estupefacta viendo cómo el exjugador de la NBA de 36 años vivía en la calle y sufría por culpa de sus adicciones.

Fue entonces cuando uno de los millonarios más conocidos de Estados Unidos de América quiso ayudarle. Mark Cuban, propietario de los Dallas Mavericks, contactó con él y le ofreció todo su apoyo económico y personal para que West diese la vuelta a su situación.



Todo esto sucedió en septiembre de 2020 y, según se ha podido saber recientemente, West ya ha empezado su remontada personal. Ahora mismo trabaja en un centro de rehabilitación de drogas en Florida llamado Rebound. Las nuevas imágenes que tenemos de él son mucho más esperanzadoras que las anteriores y podemos verle montando a caballo, haciendo piragüismo y jugando al baloncesto.

Si os ha gustado este artículo recordad que, más abajo, podéis disfrutar de otros que, con casi total seguridad, os resultarán igualmente entretenidos… o eso esperamos, porque la verdad es que los hemos hecho con mucho cariño.

Fuentes: abc