Pablo fue uno de los participantes de la segunda edición de ‘La isla de las tentaciones’. Entró con su entonces pareja Mayka, con quien mantenía una relación desde hacía tres años, y la cosa no acabó del todo bien; Pablo arrojaba a Rosito a la hoguera y Mayka se iba con el tentador Óscar.

Pues bien, ya han pasado unos meses desde todo esto y sus vidas han cambiado mucho desde entonces. Recientemente Pablo, en un vídeo publicado en su canal de Mtmad ‘Mi momento’, se ha abierto ‘en canal’ y ha querido sincerarse con sus seguidores.

Un complejo de hace años

Empezó a perder cabello a los 22 años, lo que le llevó a sentirse acomplejado. Los primeros años, lo que hacía era intentar disimularlo. «Con 22 años empecé a tener pérdida de decir clareo y falta de densidad. Eso en un chaval de 22 o 23 años, DJ, que te dan los focos en la cabeza, que estás muy expuesto a la gente, a mí me creaba un complejo flipante. Me hacía la típica cortinilla, me echaba el pelo para un lado para disimular todo eso. (…) Desde los 23-24 años, empecé a raparmeEra ya tontería, me crecía mucho de los lados y de arriba nada. Era tapar lo intapable«.

Sin embargo, raparse no era una solución y su autoestima seguía afectada. «Solo la gente que pierde el pelo, sabe lo duro que es de un día para otro verte con pelo y luego rapado al cero«, detalla. Con el paso de los meses «se acomodó y se veía bien«, pero prefería tener su pelo.

Al final, dio el paso

Hace poco más de dos meses, tras darle muchas vueltas, decidió dar el paso y someterse a un injerto capilar. «El tema de la operación lo llevaba pensando bastante tiempo, lo he hecho después de pasar por la isla porque al salir he salido nuevo, con las ideas claras y queriéndome mucho más, y me he decidido«.

En el vídeo detalla cómo fue todo el proceso de la intervención. «No me dolió. Es una operación larga (entre 6-8 horas), es más pesado que otra cosa. Al terminar, tienes un día o dos de reposo y luego te vas a casa. Te vuelves con la costra en la cabeza y unas gasas«.

El duro posoperatorio

Pablo destaca que fue lo más duro, ya que hay ciertas cosas que no puedes hacer. «Es lo más jodido. El primer y segundo día la cabeza te sangra cuando te quitas las gasas, no es que duela, pero es incómodo porque tienes que estar muy atento. Tienes que dormir sentado, no puedes agachar la cabeza. Todo lo que meta presión sanguínea en la cabeza, no puedes hacerlo«.



El resultado

Han pasado tan solo dos meses de la operación y Pablo se siente muy feliz con el resultado. «Me veo cambiado totalmente y el tema de la confianza en mí mismo lo tengo mucho mejor. Me está viniendo muy bien.  Estoy increíble, estoy mejor que nunca. Ahora mismo me encanto», explicaba.

Este cambio también ha tenido repercusión en su autoestima de una forma muy positiva. «Hay bastante cantidad, ya lo puedo coger con las manos. No es denso todavía, pero me cambia toda la cara. Ya me estoy haciendo mis degradados y todo. Me quiero mucho más ahora mismo, y estoy 1000 veces mejor que cuando entré en la isla. Lo feo que era y la cara que tenía…«, declara. 

Nos alegramos muchísimo de ver a Pablo así de feliz y a gusto consigo mismo y esperamos que siga estándolo por mucho tiempo más.

 

Si queréis ir viendo cuáles son sus próximos proyectos, no dudéis en echarle un vistazo a su canal o a su cuenta de Instagram @pablonezz, donde siempre se muestra muy activo y cercano con sus seguidores, como podéis comprobar en el siguiente vídeo:

Si os ha gustado este artículo recordad que, más abajo, podéis disfrutar de otros que, con casi total seguridad, os resultarán igualmente entretenidos… o eso esperamos, porque la verdad es que los hemos hecho con mucho cariño.

Fuente: mtmad