Puede que muchos sepáis que la vainilla se obtiene de las vainas de orquídea, pero cuando consumimos cosas con ese sabor no siempre está hecho con el producto natural; de hecho, lo más frecuente es que lo que tenga sabor a vainilla sea gracias a una versión sintética de esta.

Sin embargo, en algunas ocasiones esta vainilla artificial se obtiene de una forma muy curiosa que seguro que os sorprenderá y que hará que os replanteéis el hecho de volver a comer cosas que tengan ese sabor.

El Castoreum

Esta sustancia, como su nombre indica, se obtiene de los castores, concretamente de sus glándulas anales que, para los que no lo sepáis, están en el culo.

El ácido acetil salicílico que se usa para la confección de este sabor se obtiene del castoreum y está compuesto de feromonas, alcaloides y salicina.

Hungry Ice Cream GIF

Cuando se descubrió que estos grandes roedores segregaban esta sustancia se empezó a usar en el mundo de la medicina; de hecho, era utilizado como analgésico para tratar padecimiento como la tos, dismenorrea, amigdalitis o la histeria, una enfermedad victoriana que no es real.



Poco a poco, debido a que la población de castores quedó mermada, el uso de esta sustancia disminuyó aunque algunos homeópatas siguen utilizándola. Sin embargo, quedó claro que era segura para el consumo humano y que no era peligrosa para nuestra salud.

Con lo cual se siguió utilizando en algunos comestibles como, por ejemplo, el sustituto de la vainilla pura y para potenciar el sabor a fresa en algunos productos. Pero sobre todo se usa en perfumes, ya que las glándulas anales de castor secas emiten un olor a cuero que es codiciado en la industria.

Obtención

Los castores usan el castoreum para marcar el territorio, pero las cantidades son mínimas. Anteriormente se usaban granjas en las que sacrificaban a los animales para obtener sus glándulas, pero en la actualidad simplemente los atraen en unos contenedores donde frotan sus glándulas y liberan la sustancia.

Seguramente por eso solo se obtienen 132 kilogramos de castoreum al año. En cambio, se generan toneladas de vainilla sintética así que seguramente los helados que comáis están hechos con este producto artificial. O no.

Si os ha gustado este artículo recordad que, más abajo, podéis disfrutar de otros que, con casi total seguridad, os resultarán igualmente entretenidos… o eso esperamos, porque la verdad es que los hemos hecho con mucho cariño.

Fuentes: vix.com