Puede parecer que las celebrities lleven una vida idílica y que todo sea un camino de rosas, pero esto está muy alejado de la realidad; que la fama les acompañe en el día a día no significa que dejen de ser seres humanos con sus mejores y peores momentos y sus problemas personales.

Hace poco más de dos semanas, Miguel Herrán (conocido por sus papeles de Río en ‘La casa de papel’ y de Cristian en ‘Élite’, entre otros) compartía con sus seguidores un álbum de tres fotografías en dos de las cuales se le veía llorando. Recordemos que, en ese momento, el actor se encontraba guardando cuarentena en casa.

El texto con el que acompañaba las imágenes era el siguiente: «6 días han sido suficientes para destrozarme. Ya no quiero hablar. Ni comer. Me he parado en mi momento más constructivo y se ha vuelto destructivo. Estoy decepcionado conmigo. Quiero ser mejor persona. 1. 📸 Primer día nada más recibir la noticia de que me tenía que quedar en casa. Triste, pero contento. Dominando las emociones.2.📸 día 6. No soy capaz de controlar absolutamente nada«.

Al final del mensaje, el joven actor escribía unas palabras tranquilizadoras para sus fans. «ESTOY BIEN! ES SOLO UNA REFLEXIÓN QUE QUERÍA COMPARTIR. Y así también veis algo en Instagram que no sea la nieve.. 🤷‍♂️«. Sin embargo, la preocupación no había hecho más que empezar.

Su reaparición en Instagram

Ahora, el malagueño ha querido abrirse (más) en canal a través de su cuenta y explicar con más detalle lo que estaba viviendo esos días.
Primero de todo, agradecía el apoyo recibido por parte de toda la comunidad. «No me gusta dar explicaciones, pero creo que es lo mínimo que os merecéis por todo el apoyo que he recibido estos días.. Lo primero de todo. GRACIAS!! ♥️. Me he sentido totalmente querido estos días, por conocidos y desconocidos».
 

Unas palabras muy sinceras

Seguidamente, explicaba la razón por la que se sentía mal y quiso compartir sus inquietudes. «En ningún momento quise generar toda la preocupación que se creó alrededor de mi anterior foto.. no estuve mal por estar encerrado, estaba mal por no sentirme más positivo ante un problema tan primer mundista como el de estar encerrado en una casa… 
«Ojalá todos tuviéramos una casa en la que poder estar encerrados. Muchas veces me observo y veo actitudes que no me gustan, que quisiera cambiar.. y me cuesta. A veces me desvío del camino que me he querido marcar y no me gusta. ¡Pero es lo más normal del mundo! No hay que alarmarse», confesaba.
«Me gusta compartir momentos personales con todos vosotros. Es mi forma de “influenciar” es lo que considero que debo mostraros de mi vida. Que si! Que soy famoso, gano mucho dinero y mi vida es la puta hostia! Y me encanta mi vida».

Un humano más

Finalmente quiso compartir unas profundas reflexiones sobre los altibajos y todo lo que se puede aprender de ellos; sobre todo, en el ámbito personal. «Pero no existe una fórmula de la felicidad, no por estar hoy aquí arriba todo va a ser bueno.. mis momentos más felices han sido estando en la mierda más profunda, los momentos de transformación y de progresión personal vienen muchas veces después de una buena hostia. Y creo que es eso lo que debo mostrar. Que soy un humano más».

OS DEJAMOS LA PUBLICACIÓN ORIGINAL:

 

Y es que Miguel no duda en mostrar su lado más humano; estamos acostumbrados a idealizar la vida de los famosos y que no tienen problemas, pero debemos recordar que son seres humanos y tienen sentimientos, inquietudes y problemas.

En los últimos años, las redes sociales se han consolidado como una herramienta a través de la cual las celebrities pueden mostrar su día a día más allá de las alfombras rojas y, en nuestro país, Miguel es un gran ejemplo.



Esperamos poder verle pronto de nuevo en el rodaje de la nueva temporada de ‘La casa de papel’ que, como recordaréis, el último capítulo nos dejó con este brutal cliffhanger:

Si os ha gustado este artículo recordad que, más abajo, podéis disfrutar de otros que, con casi total seguridad, os resultarán igualmente entretenidos… o eso esperamos, porque la verdad es que los hemos hecho con mucho cariño.

Fuente: IG Miguel Herrán