Cuando empezamos a salir con alguien todo es como en las películas: queréis pasar todo el día juntos y compartirlo todo exprimiendo cada minuto. Sin embargo, esto puede resultar contraproducente y hacer que te pases de frenada acabando con una relación que justo había empezado.

Obviamente puede haber alguien que diga «pues yo llevo 60 años viendo cada día a mi marido/mujer durante muchas horas y todavía le amo con todo mi corazón»; pues es posible porque hay excepciones, pero es bastante normal que estas relaciones que empiezan de forma tan intensa se terminen quemando como una cerilla.

El peligro del agobio

Verse en los ratos libres no es un problema, pero querer estar juntos A TODAS horas puede hacer que surjan agobios prematuros e innecesarios que afecten a que vuestra relación avance con la normalidad y naturalidad que merece.

Tu rutina es importante y alterarla en cierta medida no es malo, pero perder tu tiempo y tu espacio puede tener un impacto negativo en tu persona que se termine trasladando a la relación que estás intentando crear.

¿Qué puede haber detrás?

Además, a menudo esta necesidad de verse todo el rato surge de inseguridades y complejos que tenemos y que intentamos tapar con esta nueva pareja que tanto nos ilusiona, con lo cual incluso puede que este tipo de comportamiento sea realmente tóxico para nosotros y para nuestra forma de entender las relaciones.



Sin embargo (y pese a todo lo que hemos dicho) es importante tener en cuenta que cada relación tiene su propio ritmo.

Puede que unas avancen muy lento y otras muy rápido y, al final, lo más importante es que estéis cómodos con cómo avanza y el rumbo que toma más allá de lo que otra gente os pueda decir que es «normal» o no.

Lets Go Dancing GIF by The Lonely Island

Chill Reaction GIF

Esperamos que, si estáis empezando con alguien, este artículo os haya ayudado a reflexionar un poco sobre en qué punto os encontráis y si estáis yendo demasiado rápido, aunque solo sea para uno de los dos.

Si os ha gustado este artículo recordad que, más abajo, podéis disfrutar de otros que, con casi total seguridad, os resultarán igualmente entretenidos… o eso esperamos, porque la verdad es que los hemos hecho con mucho cariño.

Fuentes: rolloid