Corría el año 2015 cuando Carlos Maldonado se hacía con el primer premio de la tercera edición de MasterChef España. Tras batir a casi 19.000 aspirantes que se presentaron al casting, el aspirante a cocinero conseguía, con un buen plato de calamares en pan de tinta, hacerse con el primer premio.

Desde entonces, lo suyo ha sido un no parar y, con tan solo 30 años, ya estaba recibiendo su primera estrella Michelin en el restaurante que abrió en Talavera de la Reina. Estamos hablando sin duda de una persona que supo aprovechar el empujón mediático del programa y el dinero que se llevó como premio por su victoria.

El empujón que necesitaban

Y es que MasterChef es un programa que, aparte de dar espectáculo, forma a sus concursantes hasta el punto de que, en muchos casos, los convierten en auténticos cocineros de primera. Evidentemente, eso es solo el empujón inicial, luego está lo que decidan hacer ellos en un futuro.

La última ganadora del reality, Ana Iglesias, ya tenía una pequeña empresa de bisutería cuando empezó el concurso y, tras ganar el programa, ha tenido que sacar tiempo de donde no lo tenía para poder, por ejemplo, completar sus estudios en de gastronomía Basque Culinary Center (cosa que se llevó como premio a ganar el concurso).

Ella siempre había querido estudiar cocina pero, por temas de dinero, no se lo había podido permitir. Ahora, con los 100.000 euros de premio que le dio el programa, la cosa pintaba mucho más sencilla de llevar a cabo.

Jorge Brazález fue otro de los jóvenes ganadores del concurso y, con la formación y la recompensa económica del premio que se llevó en 2017, consiguió montar su restaurante en Ibiza, el ‘Roto’, el cual es todo un éxito de crítica y público.

Marta Verona es otro ejemplo de éxito solo que, en su caso, ella no tenía la intención de dedicarse a la cocina, sino más bien tirar por el lado de la nutrición y, de hecho, actualmente trabaja para RTVE en algunos programas en los que aporta su conocimiento en la materia.





Aleix Puig puede que sea el ejemplo más reciente de éxito… y es que, no solo está triunfando a lo grande con su restaurante ‘Vicio’, sino que este, además, tiene un ‘empaquetado’ que ha resultado tan arriesgado como acertado: es una ‘black kitchen’, es decir, una cocina que solo sirve para llevar y a domicilio, nada de mesas para comer en el sitio. Esto, con todo el tema de la pandemia, ha supuesto todo un acierto que, por lo visto, le está yendo de fábula.

Los rostros conocidos vuelven

Hay otra cosa que también podemos ver habitualmente en Masterchef y que también debemos tener en cuenta: los antiguos concursantes, por lo general, suelen volver en las futuras ediciones a modo de colaboraciones, y eso es algo que también se paga, por lo que la rueda del dinero sigue girando durante más tiempo aún habiendo acabado el concurso.

Eso sí: concursar en MasterChef España no es nada sencillo: tan solo para la novena edición, que está ahora mismo en las fases de casting, se han presentado ya más de 70.000 aspirantes. ¿Los sorprendente de todo esto? Pues que, según los responsables, a la anterior edición se habían presentado solo 30.000 personas.

Según Macarena Rey, productora del programa, este aumento de solicitudes podría deberse a la pandemia: «La gente ha cocinado mucho en su casa y desgraciadamente hay gente desocupada, en ERTE, y dicen ‘No voy a dejar mi trabajo, pero me encanta la cocina y si puedo es ahora que tengo tiempo'».

A vosotros, ¿qué os ha parecido todo esto? ¿Estaríais dispuestos a entrar en este programa? 

Si os ha gustado este artículo recordad que, más abajo, podéis disfrutar de otros que, con casi total seguridad, os resultarán igualmente entretenidos… o eso esperamos, porque la verdad es que los hemos hecho con mucho cariño.

Fuente: ABC.

SIGUE NUESTRO CANAL DE YOUTUBE YO CONTROLO 🎥