El mundo del espectáculo está prácticamente paralizado. Recordemos que, desde el pasado mes de marzo, cuando la pandemia se apoderó de todo el planeta, la mayoría de conciertos y festivales se vieron suspendidos de forma indefinida. Algunos han vuelto con timidez, pero lo cierto es que las llegadas de las nuevas olas de la pandemia han hecho que nada se pueda restaurar al 100% (ni al 1%, en muchos casos).

La cuestión es que muchos artistas musicales han seguido sacando nuevos trabajos, pero también se han visto con mucho más tiempo libre que, de una forma u otra, les ha permitido descansar y hacer un poco de ‘vida normal’… y exactamente eso es lo que le está pasando a Maluma, el protagonista de nuestra noticia de hoy.




Conduciendo y disfrutando

El colombiano fue detenido recientemente en un control de tráfico mientras ‘cabalgaba’ a lomos de su Ferrari y, lejos de generarse una situación problemática, lo que vivimos fue un momento de lo más divertido (y polémico) que ya se ha viralizado por todo Internet.




Maluma, a lo largo de todo este confinamiento, ha demostrado tener una faceta de lo más divertida. Recordemos el maniquí que mostró hace unos días y con el que, supuestamente, mantenía conversaciones durante el encierro para no volverse loco.

Cuarentena en familia

Y es que el encierro lo pilló en Medellín, su ciudad natal. Todo este tiempo ha estado en compañía de su familia, con quienes ha compartido momentos verdaderamente adorables (recordemos aquellos stories en los que su madre le intentaba cortar el pelo).

Esta es una gran forma que ha tenido el cantante de mantener un estrecho contacto con sus fans a pesar de no poder subirse a un escenario (cosa que le encantaría poder hacer, como es evidente). Además, con todo este tiempo libre, también aprovecha para hacer cosas ‘normales’ como salir a dar una vuelta con uno de sus lujosos coches… con lo que ello comporta.

Una ‘selfie’ en lugar de una multa

Y es que fue allí, en Medellín, donde el cantante se topó con una agente de tráfico mientras conducía su Ferrari 488 GTB color negro. Lo detuvieron en un puesto de control sin saber de quién se trataba y, cuando la policía le vio la cara, no se lo podía creer.




Cabe destacar que no se conoce el motivo exacto de la detención del vehículo (si era un control al azar o si había cometido algún tipo de infracción), pero, a pesar de eso, la agente del orden quedó completamente impactada y decidió grabar un vídeo del increíble momento que estaba viviendo: “Puesto de control, el bizcocho que me encontré”, decía la agente mientras se grababa eufórica con su teléfono.

Aquí os dejamos el vídeo del momento:

Luego le pide al artista un besito, quien se lo tira al aire con mucha simpatía. Como os podéis imaginar, este momento hay quienes lo encontraron de lo más divertido… y quienes lo encontraron como un acto de poca profesionalidad por parte de la agente. Y eso se notó en los comentarios que le han ido dejando en las redes sociales.

Ya no solo recibieron críticas por el hecho de haberse podido saltar una multa por ser famoso, sino también por el hecho de que, como queda patente en las imágenes, ninguno de los dos llevaba mascarilla, a pesar de estar ambos tremendamente cerca.

A vosotros, ¿qué os ha parecido toda esta situación? ¿Pensáis que es, simplemente, un vídeo divertido, o que se han pasado de la raya? 





Si os ha gustado este artículo recordad que, más abajo, podéis disfrutar de otros que, con casi total seguridad, os resultarán igualmente entretenidos… o eso esperamos, porque la verdad es que los hemos hecho con mucho cariño.

Fuente: La Vanguardia