Filomena nos ha dejado este fin de semana hecho unos zorros. Cuando menos nos lo esperábamos (nunca nos tomamos en serio estas alertas), va y cae una nevada histórica en nuestro país, dejando las carreteras de la capital completamente colapsas y a todo el mundo con cara de bobo: al final, era verdad.

Una nevada histórica

No se ha hablado de otra cosa a lo largo de estos últimos días… para lo bueno y para lo malo. Por un lado, todos los destrozos que ha provocado la nevada a nivel material tardarán meses en recuperarse: árboles caídos, casas sepultadas y demás incidentes. Debemos tener en cuenta también que la nevada provocó muchas dificultades a los servicios médicos (como si no tuviesen ya suficiente).

Tampoco debemos olvidarnos de que muchas personas salieron a las plazas de la capital española a ‘celebrar’ la nevada, saltándose a la torera todas las normas sanitarias para luchar contra la pandemia y, por si no fuera poco (y para rematar estos dos días de infierno helado), va y salen los ‘negacionistas de la nieve’, quienes afirmaban que no era nieve formada de agua helada, sino de plástico. Pero no todo iba a ser negativo.

No todo podía ser malo

La nevada también nos ha dejado estampas de auténtica felicidad. No es habitual que nieve así en Madrid (entre otras zonas colindantes) y, por eso, no sorprendió ver a personas eufóricas, jugando con ese maravilloso ‘polvo blanco’ caído del cielo (no me malinterpretéis, por favor… ni que hubiesen derribado una avioneta de Pablo Escobar).

La cuestión es que muchos municipios de España han vivido un fin de semana único; alegre y de jolgorio: han hecho muñecos de nieve, peleas de bolas de nieve y han esquiado por las principales calles de sus ciudades… ¿Qué más se podía pedir?

Es cierto que las imágenes vistas en la Puerta del Sol indignaron a muchísimas personas en las redes sociales… y con razón: después de todo lo vivido estos meses, bajar así la guardia puede ser del todo contraproducente. Pero también hubo tweets que sirvieron para dibujarnos una sonrisa en la cara… y el de nuestra protagonista de hoy es un ejemplo de ello.





Un vídeo para conquistar corazones

La usuaria de Twitter Ana del Valle (@anavallepro) ha compartido un vídeo que nos ha dejado a todos completamente enamorados (y muriéndonos de la envidia). En el clip, podemos ver cómo su marido baja a la calle, en plena nevada, para escribirle unas palabras de amor a su amada.

“Mi marido: ‘Bajo un momento a la calle. Asómate al balcón’. jajaja. Y llevamos juntos 20 años”, escribía junto a un vídeo que, en este preciso momento, ya acumula más de 155 mil ‘me gusta’, casi 25 mil retweets y cientos de comentarios. Un éxito absoluto.

A vosotros, ¿qué os ha parecido este adorable vídeo? ¿Pudisteis disfrutar de la nieve estos días? 

Si os ha gustado este artículo recordad que, más abajo, podéis disfrutar de otros que, con casi total seguridad, os resultarán igualmente entretenidos… o eso esperamos, porque la verdad es que los hemos hecho con mucho cariño.

Fuente: El Huffpost.

SIGUE NUESTRO CANAL DE YOUTUBE YO CONTROLO 🎥