Perdonar (o no) una infidelidad es de esos debates que siempre estarán a la orden del día. Puede que cambiemos de opinión con el tiempo o que opinemos distinto cuando nos suceda, pero lo cierto es que esta es una de las preguntas que, de una forma u otra, todos nos hemos hecho.

Pero por si todavía no sabes qué harías (o qué hacer) hay un estudio de la Universidad de Denver que puede que te ayude, ya que después de observar más de 500 relaciones, descubrieron que, como muchos os imaginabais, las personas infieles tienen muchos números para reincidir.




Diversidad relacional

Evidentemente, cada relación tiene sus propias reglas y una infidelidad puede producirse de forma distinta en diferentes relaciones, pero la base de todas siempre es la mentira. 




Cuando esto sucede una gran mayoría pide perdón y dice haberse dado cuenta de su error… ¿pero es realmente así?

true love relationship GIF by BLVK JVCK

Las conclusiones del estudio

La investigación estudió 500 relaciones heterosexuales (desconocemos el motivo de esta exclusividad) a los que les hicieron una encuesta sobre sus propias infidelidades y las de su pareja (o las sospechas que pudieran tener).

El resultado más evidente de todo fue el hecho de que las parejas que habían “sufrido” una infidelidad tenían más posibilidades de ser infieles en el futuro.




Solidez, la otra cara

Además, en las personas que nunca habían sido infieles o se habían sentido tentadas pasaba justo lo contrario; por lo visto sus valores y su relación es especialmente sólida haciendo que sea muy poco probable una infidelidad.

En base a este estudio vemos que la primera recomendación que os podemos hacer es, evidentemente, no ser infiel. Pero aparte de eso os podemos decir que, en caso de que os pongan los cuernos, os lo penséis mucho antes de dar una segunda oportunidad, ya que no suele salir bien.

Sin embargo, es importante no ser paranoico y, aunque es complicado, debéis intentar no llevaros posibles inseguridades y celos a vuestra siguiente relación para que empiece de la mejor forma posible y alejada de la toxicidad.

Esperamos haberos ayudado con este artículo y que, si alguna vez os ponen los cuernos, decidáis con la mente fría (dentro de lo posible) y valorando lo mejor posible la situación en la que estáis.

Si os ha gustado este artículo recordad que, más abajo, podéis disfrutar de otros que, con casi total seguridad, os resultarán igualmente entretenidos… o eso esperamos, porque la verdad es que los hemos hecho con mucho cariño.





Fuentes: upsocl