El tema de alquilar un piso es, utilizando una expresión bastante técnica, ‘una movida acojonante’. Si crees que comerte una pizza con piña puede ser algo desagradable, eso es porque no te ha tocado pasearte por las inmobiliarias y los portales de alquiler para encontrar un techo en el que ‘caerte muerto’ por mucho dinero al mes.

El drama de encontrar un piso

Los pisos, en general (sobre todo en las grandes ciudades), son minúsculos y caros. ¿Quieres un piso con, al menos, una separación entre el lavabo, la cocina, el salón y la habitación? Eso te va a costar un ojo de la cara; ¿quieres que, además, tenga el ‘extra de lujo’ de tener una ventana? Eso ya es para millonarios.

La cosa es que, como bien sabréis (por experiencia propia o ajena), muchas personas se aprovechan de la necesidad de la gente para alquilar o comprar una vivienda y, así, meterles entre pecho y espalda auténticas pocilgas a precio de oro.

“110 metros cuadrados, cuatro dormitorios, baño completo, salón con terraza y cocina amueblada con tendedero. Cerca de la parada de bus y metro”; si vieses este anuncio, ¿no tendrías ganas de echar un vistazo a ver si, al fin, has dado con lo que estabas buscando?

Digno de película… de terror

Esto es lo que le pasó al usuario de Twitter Terry (@TerryJordi) quien, hace unos días, compartió las fotos de un piso que encontró en una web de alquiler y compra y que, como veréis, dejaba algo que desear, por decirlo finamente.

Las fotos que el portal web utilizaba para presentarnos el inmueble eran demenciales y os las dejaremos a continuación:

El piso, por lo visto, es para la venta y, según lo que se puede apreciar en la web en la que está expuesto, costaría unos 105.000 euros, y estaría situado en el barrio de Abrantes en Madrid.



Poca broma

Todo esto os lo decimos para que quede claro que no se trata de ningún tipo de broma ni de troleo: estas son las imágenes reales del piso que se ha puesto a la venta y que, a falta de confirmación, todo apunta a que estaba incendiado o, como mínimo, se ha pasado varias décadas sumergido en lo más profundo de algún lago.

Lo más probable es que, si decides comprarte este piso, tengas que gastarte más del doble de lo que te cueste en reformas, por no hablar de la contratación de los Warren para que saquen a todos los demonios que habitan entre esas paredes.

Este usuario, por ejemplo, encontró que, además, se nos intenta vender que el departamento está en ‘buen estado’… si es que hay que tener la cara más dura que hormigón armado.

 

Esta publicación, como os podréis imaginar, ha generado una gran cantidad de reacciones que resultan igual de imperdibles que la publicación original:

A vosotros, ¿qué os ha parecido este piso en alquiler?

Si os ha gustado este artículo recordad que, más abajo, podéis disfrutar de otros que, con casi total seguridad, os resultarán igualmente entretenidos… o eso esperamos, porque la verdad es que los hemos hecho con mucho cariño.

Fuente: El Huffpost.