Las nuevas tecnologías implican también nuevos tipos de delitos y, por eso, la policía tiene que estar siempre pendiente de lo que se inventan los piratas informáticos y los estafadores para sacar un provecho a nuestra costa.

El peligro de las aplicaciones

En este sentido, WhatsApp es una de las principales vías que utilizan los ciber-estafadores para cometer sus crímenes. La Policía tiene un departamento encargado de vigilar y advertir sobre las nuevas prácticas que desarrollan estos delincuentes a través de estas vías, y hoy veremos la última que está causando verdaderos estragos entre los usuarios.

Según la Policía, recientemente, se ha detectado un fuerte aumento de denuncias de víctimas que aseguran haber recibido un mensaje de WhatsApp con un código de verificación que, supuestamente, habría sido enviado ‘por error’ desde algunos de sus contactos conocidos.

Un engaño basado en tu confianza

En este sentido, los criminales se suelen servir de gente que puedes conocer y que, por lo tanto, te aporta confianza, para decirte que necesitan un código que ha llegado a tu teléfono por error. El mensaje suele ser algo por el estilo:

“Hola, lo siento, te envié un código de 6 dígitos por SMS por error, ¿me lo puedes transferir, por favor? Es urgente”.

Hay que decir que la fiabilidad es bastante alta, ya que sueles recibir este mensaje de una persona que sí conoces… solo que ella, previamente, ha sido víctima de una sustracción de su número de WhatsApp, por lo que, en realidad, estás hablando con el delincuente, el cual ha robado la identidad de la otra persona.



Una vez ese delincuente tiene el número que te pide (el cual será el vinculado a tu cuenta), podrá tener también acceso a tu cuenta de WhatsApp y, por lo tanto, hacerse pasar por ti para hacer más estafas relacionadas con este método.

Debemos actuar con rapidez

Si caes en esta estafa, lo que tienes que hacer es, rápidamente, ir a WhatsApp e intentar registrar de nuevo tu número de teléfono para que te vuelvan a enviar un código y anular así el anterior enviado por el delincuente.

En caso de que esto no sea posible, lo más probable es que el delincuente ya haya cambiado la contraseña o haya puesto más medidas de verificación a las que no puedes acceder. Por lo general, WhatsApp deja verificar la cuenta con facilidad, ya que es la forma de evitar este tipo de problemas pero, en caso de que sigas sin poder, tendrás que ponerte en contacto con la plataforma de Soporte de la aplicación.

Si el ladrón consigue hacerse con tu cuenta, lo normal es que no pueda acceder a los mensajes que ya tenemos, ya que estos están almacenados en nuestro teléfono, pero sí podrá acceder a los grupos en los que estamos, pudiendo hacerse pasar por nosotros, cosa que, como os imaginaréis, no es nada deseable.

  • Lo mejor es no enviar nunca información personal a través de mensajería de ningún tipo, por más que la persona que nos la pida sea ‘conocida’.
  • En este sentido y para verificar la identidad de esa persona, podemos llamarla y hablar con ella directamente, verificando así que, efectivamente, no le hayan hackeado la cuenta previamente.
  • Debemos verificar el teléfono que aparece en el código que nos llega: ¿es el nuestro? ¿Es el de nuestro conocido? Así podremos ver si hay motivos para sospechar o no (no nos llegará un código asociado al teléfono de otra persona).
  • No tengas prisa. Puede que el estafador intente ‘apretarte’ para que metas rápido el código porque le va a ‘caducar’, pero lo mejor es mantener la calma y hacer todas las verificaciones necesarias. Si es la persona que dice ser, podrá volver a pedir el código si así lo requiere.
  • Si te consiguen ‘estafar’ de esta forma y roban tu identidad, lo mejor es que llames al banco para anular la posibilidad de hacer transacciones al menos un par de días mientras solucionas todo el asunto. En caso de que no puedas recuperar tu cuenta, lo mejor es desvincularla de cualquier posible transacción asociada que pueda realizar con tu banco.
  • Si no puedes solucionarlo a través de las vías que te ofrece WhatsApp, lo mejor será ir a la Jefatura o Comisaría a poner una denuncia.

A vosotros, ¿qué os ha parecido todo esto? ¿Alguna vez os ha pasado algo parecido? 

Si os ha gustado este artículo recordad que, más abajo, podéis disfrutar de otros que, con casi total seguridad, os resultarán igualmente entretenidos… o eso esperamos, porque la verdad es que los hemos hecho con mucho cariño.

Fuente: El Huffpost.