A veces es imposible evitar que se note que estamos [email protected] y nuestra cara nos delata. Las aletas de la nariz hinchadas, labios hacia dentro o cejas bajas son claros indicativos de que alguien está molesto.

Pese a eso, en ocasiones nos preguntan si lo estamos cuando en realidad estamos tranquilí[email protected], y esto es especialmente cierto en el caso de las mujeres; de hecho, hay algunas a las que “acusan” de estar cabreadas constantemente y mostrar una cara que se conoce popularmente como RBF o Resting Bitch Face que, traducido literalmente, significa ‘Cara de zorra descansando’.

Las celebrities, un ejemplo

Este “gesto” muestra cómo, en el caso de las mujeres, se “pretende” que siempre estén risueñas y, cuando simplemente están en un estado “normal”, a menudo se interpreta como una señal de enfado.

De hecho, hay casos como el de la cantante Rihanna o la actriz de Anna Kendrick que representan mucho esta capacidad por mostrar constantemente un rostro “poco amigable”.

Puesto que esta “forma de estar” incomoda a cierta gente y sobre todo a hombres, se ha iniciado un reto viral que anima a que mujeres de todo el planeta compartan fotos comparando su cara risueña con su “resting bitch face”.

Intentando normalizar el ‘RBF’

Por lo visto, este “challenge” viral lo ha iniciado una “tiktoker” estadounidense llamada Sienna Mae Gomez al publicar un vídeo en la red social acompañado del siguiente texto:

“Esto va por todas las chicas con RBF (resting bitch face). Primero sonríes, luego muestras tu expresión normal. ¡Veamos quién tiene la peor!”.



Curiosamente, un estudio realizado por Noldus Information Technology en 2015 indica que este tipo de gesto facial puede ser algo positivo, ya que indica que las personas con “RBF” suelen ser capaces de mostrar el doble de emociones.

Como es lógico, a todo esto hay que sumarle las diferencias culturales entre países y continentes, los prejuicios del género, nuestro empleo y el rol que en teoría se supondría que tendríamos que ocupar en la sociedad.

Sonreír puede estimular nuestra actitud y tener un efecto positivo en nuestra felicidad; sin embargo, es importante relajarnos y no estar constantemente pendientes de lo que piensa el resto sobre nuestra cara.

Si os ha gustado este artículo recordad que, más abajo, podéis disfrutar de otros que, con casi total seguridad, os resultarán igualmente entretenidos… o eso esperamos, porque la verdad es que los hemos hecho con mucho cariño.

Fuentes: lavanguardia