Eso de gastarle bromas a nuestros hijos pequeños, objetivamente, no tendría que estar bien: nosotros somos una figura de autoridad y tenemos más poder que ellos, por lo que se trata de algo feo y desconsiderado… pero es que, joder, es muy divertido.

scared april fools GIFLos vídeos de padres troleando a sus hijos son todo un clásico de las navidades: hacen como que les regalan una cosa súper guay cuando en realidad, les están tomando el pelo, rompiendo así las ilusiones de los más pequeños de la casa que, por lo general, acaban llorando, maldiciendo a sus padres y teniendo traumas de por vida (aunque luego suelen darles el regalo de verdad, revirtiendo en parte esta situación).

Navidades, el caldo de cultivo perfecto

Ahora que ya ha pasado Papá Noel por nuestras casas, es el momento perfecto para que una nueva remesa de estos vídeos vuelva a surgir de lo más profundo de Internet… y ya tenemos uno entre nosotros que vale su peso en oro (o en libros… ahora lo entenderéis).

Los protagonistas de nuestra historia de hoy decidieron regalarle a sus hijos una PlayStation 5… o, mejor dicho, solo su caja: dentro estaba llena de cualquier cosa menos de la consola de Sony.

Su gozo en un pozo

Como podemos ver en el vídeo, los niños estaban muy emocionados cuando vieron lo que se ocultaba bajo el papel del regalo: la caja de la tan ansiada consola que acaba de salir en nuestras tiendas hace escasas semanas.

La PS5 está agotada en casi todas las tiendas ya que no salieron muchas unidades y, si no la conseguiste reservar en su momento, lo más probable es que ahora te sea imposible conseguir una. Eso hace que sea todavía un bien más preciado.

El vídeo, compartido por el usuario c_law731 en su cuenta de Instagram, nos muestra lo peligroso que es hacernos falsas ilusiones (eso y tener unos padres un poco cabrones).

Aquí os dejamos el vídeo del momento:

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida de Cory Lawson (@c_law731)

Los niños están como locos abriendo el regalo mientras, de fondo, su padre no aguanta la risa: cuando se diesen cuenta de lo que había dentro, iban a empezar las navidades de verdad. Y así ocurrió.



Lo que había dentro de la caja eran un montón de libros, papeles y zapatos… nada de la tecnología relacionada con los videojuegos que les habían prometido.

Al parecer, esta fue una lección que quisieron darle estos padres a sus hijos quienes, por lo visto, están demasiado obsesionados con el tema de los videojuegos. Yo, si fuese ellos, dormiría a partir de ahora con un ojo abierto.

Tampoco sabemos qué pasó después de todo esto: ¿les regalaron finalmente la consola? ¿Todo se quedó en esta broma pesada? En cualquier caso, el momento ya es historia de Internet.

A vosotros, ¿qué os ha parecido esta broma? ¿Qué habríais hecho en el lugar de estos niños? 

Si os ha gustado este artículo recordad que, más abajo, podéis disfrutar de otros que, con casi total seguridad, os resultarán igualmente entretenidos… o eso esperamos, porque la verdad es que los hemos hecho con mucho cariño.

Fuente: Hobby Consolas.