Dentro de un par de meses cumpliremos un año desde que el mundo empezó a entrar en alerta. Empezamos este 2020 con el mayor de los optimismos y, ahora, lo único que estamos deseando es que esto acabe y que 2021 se comporte un poco mejor con nosotros (yo si cruzo más los dedos me los parto).

Han sido muchos los hábitos que hemos tenido que cambiar (o directamente, eliminar) para poder adaptarnos a esta complicada situación. 11 meses de auténtico infierno que han trastocado nuestras vidas por completo.

Tendencias Made In Pandemia

En la nueva normalidad, muchas de las cosas que formaban parte de nuestro día a día, ya no existen. En este sentido, el tema del ‘dating’, del ligoteo, ha sido uno de los más perjudicados.

Dentro de todo este caos, ha habido una tendencia que ha cobrado mucho protagonismo… y con más razones de las que podríamos pensar en un primer momento: el apocalypsing.

¿Qué es el apocalypsing?

Básicamente, esta es un tipo de relación que se da solo en situaciones de ‘apocalipsis’ como las que hemos vivido estos meses, y consiste en que tratamos una relación amorosa, surgida probablemente en medio del desastre, como si fuese la última que tendremos en nuestra vida.

Puede que, en este tiempo de cuarentena, conozcamos a alguien a través de una aplicación para ligar como por ejemplo Badoo. Quedemos un día y, a los 10 minutos, ya estemos deseando casarnos con esa persona y pasar el resto nuestra vida a su lado. Lo que buscamos, en realidad, es alguien con quien pasar lo que nos queda de cuarentena… aunque, en ese momento, puede que no nos demos cuenta.

«Nunca se sabe lo que puede pasar mañana»

Este tipo de situaciones tan extremas nos llevan a quedarnos solo con lo bueno y, probablemente, pasemos por alto ‘señales de alarma’ que, de otra forma, no dejaríamos pasar. El motivo es el mismo: el sesgo de confirmación. Queremos creer aquello que refuerza nuestra idea de que ‘es la persona perfecta’ porque, probablemente (según creemos), no tendremos tiempo de conocer a otra.



¿Cómo saber si hemos caído en el apocalypsing?

La clave del apocalypsing es que la persona con la que estamos, en realidad, solo nos atrae por el tema de la ‘desesperación’ de la cuarentena… y poco más. Puede que, en condiciones normales, esa persona ni nos llame la atención.

Lo que tenemos que hacer es analizar todos los puntos de esa persona: ¿son más los puntos negativos que los positivos? Las cosas malas, en condiciones normales, ¿las aceptaríamos? ¿Nos vemos con esa persona una vez acabe la pandemia? Debemos ser sinceros con [email protected] [email protected] y responder a estas preguntas… la respuesta la tendremos ante nuestras narices.

¿Cómo evitar esto?

Lo mejor para evitar caer en una de estas relaciones potencialmente tóxicas es llenar esos ‘huecos emocionales’ que tenemos con nuestra familia y amigos. En temas del corazón, no hay nada peor que actuar con desesperación.

Si vivimos con familia o compañeros de piso, lo mejor es intentar profundizar en nuestra relación con ellos. En muchas ocasiones, la gente con la que vivimos está más alejada de nosotros de lo que pensamos… y mejorar eso, por lo general, supone también una mejora en nuestra vida.

No debemos tener miedo a conocer gente nueva

Si no tenemos necesidades emocionales tan ‘agravadas’, puede que, ante una cita con otra persona, actuemos con más prudencia y no nos dejemos llevar tanto por la desesperación.

El uso de Badoo es una buenísima opción para conocer gente; el truco está en no precipitarnos y darnos tiempo para conocer bien a la otra persona. Si de verdad es la indicada, no debemos tener prisa.

A vosotros, ¿qué os ha parecido esta nueva ‘modalidad romántica’? ¿Creéis que habéis podido caer en ella a lo largo de esta pandemia?

Si os ha gustado este artículo recordad que, más abajo, podéis disfrutar de otros que, con casi total seguridad, os resultarán igualmente entretenidos… o eso esperamos, porque la verdad es que los hemos hecho con mucho cariño.

Fuente: Vogue.