Muchas producciones esconden secretos tras de sí que desconocemos cuando se estrenan pero que, con el paso del tiempo, salen a la luz. Nos referimos a la sorprendente trama que Disney había ideado originalmente para Frozen 2.

Como muchos sabréis, la primera película de Frozen se estrenó en 2013 y el éxito obligaba a la secuela. Sin embargo, según Peter del Vecho (uno de los productores), el guion original de esa primera película era muy distinto al que terminamos viendo en los cines.

Lazos diferentes

En esa historia Anna y Elsa ni siquiera eran hermanas. Elsa era la princesa y, en cierto punto de la trama, se autoproclamaba como la reina del hielo y se volvía malvada después de que su prometido la dejase plantada antes de casarse. Entonces, para proteger su corazón, lo congela haciendo que nunca más vuelva a amar y busca destruir Arandelle, su propio reino.

En este mismo guion, Anna es una donzella que se postula como única heroína de la película y que intenta hacer todo lo que está en sus manos y mucho más para salvar su hogar.

Sin corazón

Hacia el final de esa película, Elsa está atacando la ciudad con un ejército de monstruos de nieve y entonces, Hans, el príncipe, provoca una avalancha para acabar con Elsa sin importarle el hecho de que Anna y el resto de habitantes resulten malheridos.

… pero todo acababa bien

Como era de esperar, esta historia también tiene final feliz y Anna logra convencer a Elsa de que salve la ciudad usando sus poderes haciendo que, después de eso, su corazón se descongele y vuelva a ser más buena que el pan forjando una gran amistad con Ana.



Sorprendentemente, este guion quedó desechado porque no terminaba de convencer al equipo, ya que pensaban que todo era demasiado cliché y querían una historia que fuese distinta más allá de tener a una chica como protagonista que lucha contra una villana que pretende arrasar un reino.

En el caso de haber seguido este guion, la historia entre las dos hermanas y temas como el siguiente habrían sido completamente distintos. Así que después de que el director Chris Buck y la escritora y directora Jennifer Lee tuviesen una o dos conversaciones interminables, decidieron que los personajes de Anna y Elsa fueran hermanas, consolidando así la historia que todos conocemos. A partir de ahí pudieron escribir un guion con un tono más original y que habla de un tipo de amor distinto al que nos tienen acostumbrados las películas más clásicas optando por lo fraternal en vez de lo romántico.

Si os ha gustado este artículo recordad que, más abajo, podéis disfrutar de otros que, con casi total seguridad, os resultarán igualmente entretenidos… o eso esperamos, porque la verdad es que los hemos hecho con mucho cariño.

Fuentes: vix.com