Los nervios nos juegan malas pasadas y si nos vemos involucrados en una situación en que la nerviosidad y la angustia reinen en nuestro cuerpo, lo normal es que queramos ponerle fin lo más rápido posible…  Y es que, como seres humanos que somos, podemos cometer errores que acaben empeorando del todo el momento. 

Muchos de estos momentos los vemos en la televisión; hay programas que invitan a que cualquier persona pueda participar en ellos: ‘Pasapalabra’, ‘Ahora caigo’, ‘Boom’ y ‘La ruleta de la suerte’ son solo unos ejemplos… Y claro,  los participantes pueden no tener experiencia en estar delante de una cámara, por lo que es completamente normal tener los nervios a flor de piel y ‘cagarla’. 

Un camino truncado

María había empezado con muy buen pie; fue adivinando respuestas hasta que acumuló nada más ni nada menos que 1.000 euros. Por prisas o por nervios (cosas de la televisión), en un panel, cometió un error garrafal por el que terminaría perdiéndolo todo.

El panel casi hecho

Ella no quiso arriesgarse e, impaciente y con ganas de resolver el panel decidió resolver el panel. «Tu madre desde casa, qué te diría? ¿que tiraras al bote?«, le preguntó Fernández. «Que resolviera«, respondió ella. «Entonces haremos caso a tu madre y resolveremos«, contestó el presentador. Y es que, visto que al panel solo le faltaba una letra, la cosa estaba muy clara…

Un error que pagó caro

«Vieiras al horno con tartar de aguacate«, era la frase correcta. Sin embargo, en lugar de leer «vieiras», María leyó «vieras«…

«Es que no lo has dicho bien, ¿te has dado cuenta?». Ella, descolocada, lo volvía a leer… mal. «Vieras al horno con tartar de aguacate». El presentador le explicaba el fallo: «Por eso, y no es vieras».



Las prisas no son buenas

El presentador lamentó la situación y no pudo dar por válida la respuesta, por lo que la participante lo acabó perdiendo todo. «Esto es lo que más rabia me puede dar, porque teniendo 1000 euros con el panel ya hecho porque queremos correr un poquito… Pues no lo hemos dicho bien y no te lo puedo dar por buena», le dijo Fernández. «Bueno no pasa nada, lástima«, decía ella.

Si os ha gustado este artículo recordad que, más abajo, podéis disfrutar de otros que, con casi total seguridad, os resultarán igualmente entretenidos… o eso esperamos, porque la verdad es que los hemos hecho con mucho cariño.

Fuente: antena3