El 8 de diciembre pasado quedó marcado en nuestros calendarios con la asistencia de Miguel Herrán a ‘El Hormiguero’. El actor acudía al famoso programa de entrevistas junto a Carolina Yuste para presentar su nueva película, ‘Hasta el cielo’.

En el programa presentado por Pablo Motos, el actor de ‘Élite’ y ‘La Casa de Papel’ contó una experiencia ‘paranormal’ que vivió recientemente en una casa abandonada y que, ahora, se arrepiente de haber contado… y lo cierto es que los motivos que da están bastante justificados.

El horror más inesperado

Ahora, que ha pasado una semana desde que visitó el plató de las hormigas, el actor ha tenido que hacer un comunicado a través de sus redes sociales en el que explicaba arrepentirse de haber contado aquella historia. Según cuenta, lo que para él fue solo una anécdota, ha acabado por convertirse en una ‘llamada’ para que muchos de sus seguidores fuesen a ‘destruir’ esa casa.

“Mucha gente me está preguntando por la casa de la que hablé en El Hormiguero. Ya no hace falta que os diga nada, han entrado muchísimas personas y ya la casa no es lo que era, han roto puertas, el armario y todo lo que era curioso. Me siento culpable. Dudo mucho que vuelva a compartir los sitios y las historias que conozco”, comenzaba señalando el actor.

Una cuarentena terrorífica

Lo que pasó es que, en su entrevista, contó que, durante la cuarentena, había visitado, junto a unos amigos, un caserón abandonado conocido como ‘el castaño oscuro’ y que, como su propio nombre indica, llevaba a sus espaldas una gran cantidad de historias tenebrosas.

“Una de las historias, la que yo considero real, es que un hombre se mudó allí con su familia. La niña pequeña murió en el estanque de atrás: se cayó y se ahogó. Al poco, la madre murió de un cáncer. Entonces el tío decidió dejar la casa y al entrar se ve que fue de un día para otro. No quería saber nada de la casa y se la regaló a una orden religiosa”, contó el intérprete en su momento.



Yo ya estaría corriendo en dirección contraria

Herrán explicó que, desde entonces, había visitado la casa en diversas ocasiones, siempre respetando el lugar y las cosas que lo conformaban. Entonces, contó la que, para él, había sido la experiencia más extraña vivida en ese lugar: “Fuimos a la parte de arriba, donde está la librería, y hay un colchón en el suelo y un armario con bombillas arriba».

Una experiencia inexplicable

«Y mi colega me llamó y me dijo: ‘Ahí atrás hay algo’. Era como que el haz de luz de la linterna se iba hacia el fondo. Le sujeté la linterna, empujó un poco, no consiguió nada y, de repente, se corre el fondo del armario y había una habitación escondida con tres jaulas de metro cincuenta. Y nos fuimos acojonados”, contó el actor, que había conseguido sembrar una atmósfera oscura en el alegre plató de ‘El Hormiguero’.

El actor contó que, tiempo después, volvió con un amigo que, tras un accidente de parapente, había estado tetrapléjico, por lo que su movilidad era algo reducida. Según Herrán, cuando su amigo puso un pie en la casa, cambió por completo su actitud: «Entró a la casa y empezó a caminar por ella como si fuera su casa de toda la vida».

Después de unos minutos agónicos, el amigo consiguió recuperar la consciencia: “Desde que he pasado por la puerta, he tenido la sensación por primera vez en mi vida de no estar solo. De sentirme acompañado. Había una voz que me decía que si me quedaba ahí, yo iba a estar bien, iba a estar a gusto y no me iba a pasar nada”, contó.

Una pena que, con lo interesante de la historia, la gente haya preferido ir a acabar con la casa en lugar de, simplemente, entretenerse con la anécdota de Miguel.

A vosotros, ¿qué os ha parecido la historia de Miguel? ¿Qué pensáis del comunicado que ha tenido que hacer?

Si os ha gustado este artículo recordad que, más abajo, podéis disfrutar de otros que, con casi total seguridad, os resultarán igualmente entretenidos… o eso esperamos, porque la verdad es que los hemos hecho con mucho cariño.

Fuente: El Huffpost.