En primer lugar, conocíamos a Alberto, un almeriense de 28 años que trabaja como camarero y RRPP. «No compras un coche porque tenga un buen motor, también lo compras porque tiene buena carrocería«, explicaba. «Los chicos también nos sentimos como objetos sexuales, las chicas más, y tenemos sentimientos, somos personas».

Sobre su experiencia en el amor: «El sexo es más fácil que el amor y el amor es una cosa más difícil, hay que esforzarse. El sexo no tiene misterio«, afirmaba. Sobre lo que buscaba en una chica, decía: «Que sea guapa, de buen ver, pero que tenga su contorno, que tanto de cuerpo y de cara esté armonizado«.

Su cita iba a ser Desi, una joven de 23 años muy risueña que estudia peluquería y que entraba con una sonrisa de oreja a oreja al restaurante del amor. «Por ser risueña alguna vez me han dicho que no me tomo las cosas en serio, aunque a lo mejor si me las estoy tomando en serio, pero simplemente me río«.

Para él, lo primero es lo primero

A Desi él le parecía «muy mono«, físicamente. «Es muy mono, la verdad, es un chico atractivo y guapo, físicamente me ha gustado«. Alberto no pensaba lo mismo y, de hecho, parecía tener muy claro cómo iba a acabar todo antes de que la cita empezara. «La primera impresión: no me ha atraído«, decía frente a las cámaras. «Suena muy materialista pero creo que es muy importante también el atractivo físico«.

Ya en el restaurante, la conversación fluía mucho entre ellos y los dos parecían muy cómodos; él no tenía problema en destacar su belleza llamándole «guapa» a lo largo de la cita (aunque, desde el principio, había dejado claro que no se había sentido atraído). Y esto era algo que volvería a repetir posteriormente. «No me ha atraído sexualmente. Pienso que lo ha puesto demasiado fácil«.

Temas no faltaban

Conversación no faltaba en ningún momento; hablaron de deporte, de sus hobbies, de sus defectos…  «Yo soy timidilla, básicamente eso, soy muy cabezona. Me cuesta lo mío soltarme«, confesaba ella. ¿Qué pensaba él? «Me gusta y no me gusta. Me gusta que sea un poco tímida y misteriosa. No me gusta tanto que sea tan risueña«.



¿Grata sorpresa?

En relación con sus expectativas con la cita, ella explicaba que se lo había tomado con calma. «No esperaba nada, lo que tenga que venir que venga; sin pensar. Iba con 0 expectativas«. Alberto, en cambio, sí esperaba algo que se había cumplido y no dudaba en contárselo a ella. «Yo me esperaba que me sorprendiera el programa, y la verdad que bien«.

Asimismo, Alberto estaba convencido de que Desi iba a querer otra cita con él. «Creo que quiere una segunda cita conmigo. Sería muy raro que me dijera que no, si le he entrado por los ojos y le he parecido un buen chico, ¿por qué me va a decir que no?«.

«Contigo lo tendría fácil»

Leyendo las preguntas que les proporcionaba el programa, llegó el tema de cómo conquistar el uno al otro… Alberto lo veía «fácil»: «Creo que lo tendría fácil. Por como eres, es muy fácil acceder a ti, lo veo fácil por mi parte de acceder a ti y conquistarte y que surgiera algo». Ella, frente a las cámaras, confesaba: «Yo he sentido que me ha llamado fácil a mí, no me ha gustado nada ese comentario«. Del final os podéis ir haciendo una idea…

Si os ha gustado este artículo recordad que, más abajo, podéis disfrutar de otros que, con casi total seguridad, os resultarán igualmente entretenidos… o eso esperamos, porque la verdad es que los hemos hecho con mucho cariño.

Fuente: cuatro