Muchos conoceréis la cuenta de Twitter llamada @JobsMierda y que lleva la periodista Alejandra de la Fuente de ‘El Público’. Para los que no sepáis qué es, se trata de un perfil que denuncia y comparte distintas injusticias e irregularidades laborales así como ofertas de trabajo fraudulentas o injustas. Como es lógico, muchos de sus tuits se viralizan y el último de ellos ha sido bastante sonado y ha venido con captura de pantalla incluida.

Puede que algunos o muchos de vosotros hayáis sufrido el abuso de un jefe o una empresa al ser obligados a trabajar en un día u horario en el que no os tocaría, teniendo que adaptar toda vuestra vida a la petición de vuestro empleador (por injusta que sea) y tener que pasar por el aro por miedo a perder vuestro empleo. Pues este es precisamente el caso que veremos a continuación.

Una petición inadmisible

Eran las 20:45 de un viernes cuando el empleado se encontraba cuidando de su hija y recibió un mensaje por parte de un cargo intermedio en el que le pedían que a la mañana siguiente estuviese en la oficina a las 8:00 horas.

Obviamente, el trabajador quedó estupefacto al leer el mensaje ya que, aparte de ser una petición que no deberían hacerle, tampoco tenía posibilidad de satisfacerla ya que debía hacerse cargo de su hija durante el fin de semana y así se lo hizo saber a la persona que le envió el mensaje.

Me escribes a estas horas sabiendo que mañana no trabajo y tengo a la niña el fin de semana. Así lo había acordado con la madre y avisé de esto”.

La cosa sigue…

El cargo intermedio le respondió que sabía que tenía razón, pero que su superior le había dicho que le avisara. Entonces, el empleado, viendo que no le daban alternativa respondió molesto: “¿Le puedes decir que qué hago con la niña? La madre y yo hablamos que me la quedaba este fin de semana”.



Parece ser que este cargo intermedio no entendió que la pregunta era retórica y le dijo: “No lo sé, intenta hablar con la madre y que se la quede ella”. El empleado entonces siguió con su indignación.

¿Me llevo a la niña a estas horas sin cenar o a las seis de la mañana la levanto para llevársela a la madre?”.

Sin margen de maniobra

Pero no había nada que hacer ya que la persona con la que hablaba cerró la conversación diciéndole “No lo sé, pero mañana tienes que estar aquí. Lo siento” y haciendo que el trabajador no tenga nada de margen de maniobra y tenga que decidir en muy poco tiempo si pasar por el aro y hacer lo imposible para que su hija no esté sola y él vaya al trabajo o si arriesgarse a perder su empleo o a algún tipo de consecuencia negativa.

A continuación, os mostramos la captura de pantalla donde se ve toda la conversación y en la que se han ocultado los nombres de los implicados por petición del afectado.

 

Si os ha gustado este artículo recordad que, más abajo, podéis disfrutar de otros que, con casi total seguridad, os resultarán igualmente entretenidos… o eso esperamos, porque la verdad es que los hemos hecho con mucho cariño.

Fuentes: huffingtonpost, jobsmierda