O.V.A.tion’s (@Dre_Ova) es un usuario de Twitter que ha hecho una recopilación de fotos en la que nos demuestra una sola cosa: que hay cosas en esta vida que nunca cambian, por más que pase el tiempo.

Hoy, haremos un repaso por algunas de las imágenes que más nos han llamado la atención y, si alguna conclusión podemos sacar de todo esto es que, aunque puede que la nostalgia no sea del todo buena, sí puede ser bastante divertida. Ahora lo veréis.




150 años de feliz matrimonio

La afición de esta pareja por las motos es algo que ha atravesado las décadas y, de hecho, si os fijáis, la moto es exactamente del mismo modelo. El hecho de que ellos también sigan enamorados también es como para destacarlo, claro.




2Un padre orgulloso

Han pasado unos veinte años entre ambas fotos y, más allá de decir que es una instantánea de lo más bonita, sorprende como él sigue absolutamente igual.

3Hacer el tonto entre hermanos

La única diferencia entre ambas fotos es que, en la primera, no se trataba más que de una fiesta de disfraces… y en la segunda, ella sí se casaba de verdad. Un día perfecto para recordar viejos momentos en familia.

4Amores que perduran para siempre

Lo mejor de esta foto es ver como, en la sonrisa de ambos, se sigue reflejando ese amor que siente mutuamente el uno por el otro.




5Cosas que no cambian

Lo que reflejan ambas fotos es exactamente lo mismo: la felicidad de estar pasándoselo bien con una persona única.

6El clásico grupo de amigos

Pocas cosas hay tan bonitas como las amistades que perduran a lo largo de las décadas. Sorprende que el más pequeño ahora sea el más grandote (y por bastante).

7Cada uno tiene su lugar en esta familia

Y eso no ha cambiado a lo largo de los años por más que algunos se hayan dejado cosas por el camino (como la capacidad de peinarse, por ejemplo).

 





8Los hermanos más rebeldes del barrio

Los 80 estuvieron muy marcados por las chaquetas tejanas y ‘Grease’… por lo que es normal que nos encontremos con cosas como estas. Qué envidia…

9Amor de padre

Entiendo que ese señor estaba encantado con su hijo… pero llega un punto en el que hay que abandonar el nido. Creo que ya está lo suficientemente crecidito como para empezar a planteárselo, la verdad.

10¡No han cambiado absolutamente nada!

Hay muchos elementos destacables en la foto, pero el tema de que los dos conserven una mata de pelo como cuando tenían veinte años es el más loco de todos. Cómo es la genética…

11Siempre crecen…

Pero siempre tienen un lugar en el corazón. El amor de las madres es así y, por más que tus hijos crezcan, siempre quieres tenerlos como si no lo hiciesen. Es bonito, aunque un pelín triste.



A vosotros, ¿qué os han parecido estas imágenes? ¿Tenéis alguna parecida?

Si os ha gustado este artículo recordad que, más abajo, podéis disfrutar de otros que, con casi total seguridad, os resultarán igualmente entretenidos… o eso esperamos, porque la verdad es que los hemos hecho con mucho cariño.

Fuente: Twitter.