La Navidad está plagada de anuncios memorables que, a pesar de estar hechos para que consumamos, consiguen calar en nuestra cultura popular hasta el punto de que son inseparables de estas fiestas tan señaladas.

Puede que el anuncio más esperado de estas fechas sea el de la Lotería de Navidad, el cual, a pesar de cambiar cada año, siempre consigue sorprender con alguna historia protagonizada por el amor entre seres humanos y la familia (sin olvidar al mítico ‘Calvo de la Navidad’ que nos acompañó durante tanto tiempo). Pero no debemos olvidar que hay otros anuncios como los de Suchard o los de Coca-Cola que, de una forma u otra, siempre consiguen sorprendernos.

Viaje al pasado

Hoy, sin embargo, nos centraremos en un anuncio bastante ‘vintage’ que apareció en nuestras televisiones hace ya más de dos décadas, pero que fue tan emblemático que sigue perdurando en el imaginario colectivo.

¿Os acordáis de aquel anuncio de Airtel (compañía telefónica ya desaparecida) en el que un chavalito llamaba por teléfono y decía aquello de «Hola, soy Edu. ¡Feliz Navidad!»? Enrique Espinosa, que es como se llama el actor, ha vuelto a la televisión después de unos cuantos años ‘oculto’.

Vuelta a la pequeña pantalla

Ahora lo hemos podido ver en el programa Obrim Fil (RTVE de Cataluña), de Xavier Sardá y Ana Boadas… y lo cierto es que el actor ha dejado a todo el mundo sorprendido con la imagen que presenta, muy diferente a la que nos tenía acostumbrados.

La última vez que lo vimos fue en un anuncio de Volkswagen de principios de 2018 y, después de aparecer en ‘Sálvame’ las Navidades de ese mismo año, le perdimos la pista por completo… hasta ahora.



Es evidente que, desde que rodó el anuncio de Airtel hace más de 20 años, su físico ha cambiado muchísimo (puede que sea una estupidez aclararlo, lo sé). Pero, desde que lo vimos por última vez hace casi tres años, lo cierto es que parece otra persona.

Cambio tras cambio

Toda esta evolución física choca con lo mal que lo pasó después de rodar el famoso anuncio de Edu ya que, a pesar de cobrar una buena suma de dinero (unos 20.000 euros por su participación), sufrió mucho acoso después, cosa que le llevó a rechazar de pleno su personaje y, en cierta forma, a quedarse muy tocado con la profesión de actor que podía haber empezado a desarrollar. Nos alegramos de volver a verlo en plena forma.

A vosotros, ¿qué os ha parecido poder volver a ver a este mítico rostro de los años 90? 

Si os ha gustado este artículo recordad que, más abajo, podéis disfrutar de otros que, con casi total seguridad, os resultarán igualmente entretenidos… o eso esperamos, porque la verdad es que los hemos hecho con mucho cariño.

Fuente: 20 minutos.