Kateri y Jay Schwandt son una pareja que tenía una sola ilusión en esta vida: tener una hija. Lo intentaron durante muchísimos años (eso, como veréis ahora, no se lo podrá negar nadie), pero, a pesar de que los embarazos llegaban uno tras otro, el resultado siempre era el mismo: hijos varones.

Después de todo este tiempo, al fin han conseguido tener una pequeña, a la que han bautizado Maggie Jayne, entre su gran ‘camada’. Ellos han confesado que no podrían estar más felices… pero lo cierto es que vale la pena repasar la vida de esta gente, porque, para poder llegar hasta aquí, han pasado por una auténtica locura.

Hijos para dar y regalar

Estos dos tuvieron que pasar por catorce embarazos hasta dar en el clavo. La pareja tuvo a Tyler, Zach, Drew, Brandon, Tommy, Vinny, Calvan, Gabe, Wesley, Charlie, Luke, Tucker, Francisco y Finley… hasta que, finalmente, llegó Maggie.

Esto, que puede parecer una auténtica locura propia de siglos pasados, es algo que todavía se da en muchas familias por todo el mundo. ¿Es viable tener tantos hijos? Pues, por lo que podemos ver, sí… al menos si vives en una casa grande como estos (a ver cómo metes a 14 niños en un piso del centro…).

Tres décadas de embarazos

El mayor de toda la familia ya tiene 28 y, ahora, casi en la treintena, acaba de ver cómo su hermana pequeña, por fin, ve la luz del sol. Kateri y Jay se conocieron durante la secundaria y, un año antes de casarse, en 1992, ya estaban trayendo al mundo a su primer hijo. Desde entonces, se han pasado casi todo este tiempo de embarazo en embarazo… aunque confiesan que también han tenido mucho tiempo para divertirse (y haremos como que nos lo creemos…).

Al parecer, ambos son unos grandes aficionados al mundo del deporte y dedican gran cantidad de horas a practicar baloncesto o fútbol, entre otro tipo de actividades. Lo cierto es que, con tantos hijos, no tendrán dificultades para formar equipos…



Nadie lo entiende

Tyler fue el encargado de anunciar al mundo la llegada de la más pequeña: «Mis padres finalmente fueron bendecidos con la niña que nunca pensaron que terminarían teniendo. Han pasado alrededor de 12 horas desde que mi papá nos lo dijo y todavía no lo he entendido del todo».

«todavía no lo he entendido del todo»

Y es que, al igual que Tyler, nadie entiende cómo es posible que, después de tantos intentos, hayan tardado tanto en tener una hija, teniendo en cuenta que la probabilidad es del 50% en cada embarazo. En este caso, a la decimoquinta ha ido la vencida (pero ha llegado, que ya es algo).

Si hay una cosa que esperamos desde esta página es que, por el amor de dios, dejen ya de tener hijos, que no vamos a caber en el mundo. Ahora, con su ‘meta cumplida’, lo previsible es que decidan dar un descanso… al menos durante un par de años, que sería lo suyo.

Lo curioso será cuando empiecen a llegar los nietos: solo con que a uno de sus hijos le dé por seguir los pasos de sus padres… a ver cómo se juntan para celebrar las Navidades. Estos van a conquistar el mundo.

A vosotros, ¿qué os ha parecido la historia de esta familia? ¿Alguna vez habíais visto algo así? 

Si os ha gustado este artículo recordad que, más abajo, podéis disfrutar de otros que, con casi total seguridad, os resultarán igualmente entretenidos… o eso esperamos, porque la verdad es que los hemos hecho con mucho cariño.

Fuente: La Guía del Varón.