Las relaciones tóxicas pueden generarnos todo tipo de problemas mentales y afectar de forma severa a nuestro bienestar, pero ¿pueden llegar a generarnos estrés postraumático?
Por desgracia, la respuesta es . Una relación abusiva, por mucho que no llegue a lo físico, puede provocarnos este tipo de desorden y es muy importante saber qué es el estrés postraumático para saber si, efectivamente, lo hemos sufrido.

El trauma y nuestras reacciones

Un trauma es una experiencia altamente estresante que pone al límite (o sobrepasa) nuestra sensación de seguridad física y/o emocional. Por lo tanto, cualquier tipo de abuso puede resultar en algo traumático y, cuando esto sucede, nuestro cerebro es incapaz de procesar la información de forma efectiva y eficiente debido a la “sobreactivación” de las hormonas relacionadas con el estrés.

Esto hace que reaccionemos de una de estas tres maneras: luchando, huyendo o, simplemente, quedando paralizados.

A menudo, cuando nos encontramos en situaciones extremas resulta imposible pensar con lógica y trazar el mejor plan de acción a no ser que estemos acostumbrados a ello.

Por ejemplo, si nos encontramos en la naturaleza con un depredador y no somos personas experimentadas, seguramente reaccionaríamos de una de las tres formas citadas anteriormente en vez de encontrar la solución más práctica (si es que la hay) y nuestro cuerpo reaccionaría de forma instintiva antes que nuestra cabeza decidiese qué hacer.



Entonces, ¿qué es el estrés postraumático?

Tras un evento traumático nuestra memoria y recuerdos pueden quedar limitados. Nuestro cerebro hace esto para protegernos de ese dolor, pero, al mismo tiempo, ese “pérdida de memoria” es un problema emocional grave que quedará siempre ahí si no lidiamos con ello con la ayuda de profesionales.

Es por eso que, en ocasiones, algo que nos pasó hace mucho tiempo nos duele cómo si hubiese pasado hace nada. Pero podemos anticiparnos a este tipo de dolor detectando síntomas cómo los siguientes: hipervigilancia, ansiedad, pensamientos intrusivos, pesadillas y problemas de concentración.

El trauma en una relación tóxica

Una relación tóxica y abusiva puede haber hecho que hayas vivido distintos momentos traumáticos que siguen presentes incluso cuando hace tiempo que ya no estamos en ella.

Si los síntomas que comentábamos siguen presentes un mes después de la ruptura, te recomendamos que vayas al médico para afrontar esa situación y ver si sufres algún tipo de desorden como el estrés postraumático, ya que hay muchas maneras de “superarlo” a aprender a lidiar con ello de la mejor forma para tu salud física y mental.

Desgraciadamente las relaciones tóxicas están muy presentes en nuestro día a día (tanto en las relaciones de amor como amistad podemos encontrar hábitos tóxicos) y es importante saber identificarlas y ver lo dañinas que pueden ser.

Si os ha gustado este artículo recordad que, más abajo, podéis disfrutar de otros que, con casi total seguridad, os resultarán igualmente entretenidos… o eso esperamos, porque la verdad es que los hemos hecho con mucho cariño.

Fuentes: thriveworks