Historias como la que vamos a ver hoy son inadmisibles. Una joven ‘tiktoker’ se encontraba grabando un vídeo musical en su casa cuando, por el balcón, un hombre intentó acceder a su vivienda. Esta persona, además, llevaba días acosándola.

Hannah V. es bastante nueva en el mundo de TikTok y, de hecho, apenas tiene un par de vídeos en la plataforma. Es más, la joven estrenó su cuenta para subir el vídeo que os dejaremos más adelante, en el que puede verse todo el escalofriante momento que le tocó vivir.

El sonido del terror

Según ella contó (y según se puede ver en las imágenes), se encontraba en su salón practicando unos ejercicios de baile mientras se grababa con su teléfono cuando, de repente, un sonido de fuera llamó su atención; en milésimas de segundos, el hombre ya estaba medio dentro del piso y ella estaba visiblemente aterrorizada.

El hombre había escalado hasta el primer piso del bloque de edificios para colarse en el departamento de Hannah en Hagerstown (Maryland). Ella empezó a pedirle que se fuera, pero él, aparentemente, hizo caso omiso y llegó incluso a decirle que ‘era su amigo’; un auténtico psicópata.

Ayudada por su vecina

Ella, asustada, cogió su teléfono y se dirigió a la puerta de su casa, desde donde lo grababa mientras tocaba a la puerta de su vecina quien, finalmente, la socorrió dejándola entrar en su casa. Un desgraciado momento que, por suerte, quedó grabado, cosa que le serviría horas después para poner una denuncia.

La joven explicó después que, al entrar en la casa de su vecina, llamó a la Policía, la cual tardó unos días, ayudada por las imágenes que la joven había grabado, en detener al sospechoso, quien ha quedado en libertad bajo fianza a la espera de juicio.



Lo peor de todo esto es que, en este momento, ella sigue viviendo en el mismo edificio en el que aseguró haberse cruzado ya varias veces con él. El hombre, al parecer, siempre se la quedaba mirando. Sus sospechas se confirmaron el día que el acosador intentó entrar a su casa y, ahora, vive una auténtica pesadilla.

Lo bueno de todo esto es que, gracias a la viralización del vídeo, Hannah ha podido conseguir bastantes seguidores, a los que les ha pedido ayuda con un crowdfunding  para poder rescindir el contrato de su piso actual y mudarse a uno muy alejado de ahí. Evidentemente, que esta tenga que ser la solución, en la que sea la víctima la desplazada y no el acosador, es una vergüenza. Pero, de momento, no le queda otra.

Mientras escribimos estas líneas, el vídeo ya acumula más de 32 millones de visitas en la red social china, por no hablar de los miles de comentarios en apoyo a la joven. Esperemos que todo esto se resuelva de la mejor forma para ella. Podéis verlo en su cuenta de Tiktok en este enlace.

A vosotros, ¿qué os ha parecido este caso? ¿Qué creéis que se debería hacer en estas situaciones? 

Si os ha gustado este artículo recordad que, más abajo, podéis disfrutar de otros que, con casi total seguridad, os resultarán igualmente entretenidos… o eso esperamos, porque la verdad es que los hemos hecho con mucho cariño.

Fuente: 20 minutos.