Dicen que el tamaño no importa… pero eso es una mentira como una casa de grande. Y sino, que se lo digan a los protagonistas de nuestras historias de hoy. Son personas a las que la naturaleza les dio una gran altura, pero las construcciones del hombre les pusieron límites que han hecho de su existencia un infierno.

Después de ver imágenes como las que os dejamos a continuación, deberíamos reflexionar sobre las consecuencias de nuestros actos (y sobre la canción de ‘Con altura’, de Rosalía).

1Si es que así uno no se puede poner en forma…

Con el tema de la cuarentena, nos hemos tenido que poner a hacer ejercicio en casa… con todo lo que ello comporta. Esto está muy bien si no mides como dos metros de altura; aquí tienes un ejemplo de lo que puede pasar.

2Hamburguesas en primer plano

Los establecimientos de comida rápida no están del todo pensados para personas tan altas… este chico, casi que podría pillarse las hamburguesas él mismo desde el mostrador.

3Las cámaras y su manía con las personas altas

Ya sabéis que la mayoría de cámaras tienen un encuadre perfecto para fotografiar grupos de personas… a no ser que estas estén por encima de la media de altura. Esto tiene que ser algún tipo de discriminación por parte del fabricante.

4El peligro de los ventiladores

Puede que al común de los mortales nos quiten un poco el calor de encima… ¡Pero cuidado si eres alto! Puede que acabes como Ned Stark en ‘Juego de Tronos’…



5Los lavabos no están pensados para todo el mundo

Si os fijáis bien, casi tienen la misma altura… pero una está de rodillas. O ese lavabo está muy mal hecho o ella es demasiado alta; no hay más.

6Posturas perfectas

Con el paso del tiempo, la gente tan alta aprende a adquirir posturas para poder solucionar las ‘trabas’ que la naturaleza le puso de por medio. Pura adaptación evolutiva.

7Por ahí no puede pasar

Estamos nuevamente ante un caso de discriminación arquitectónica. Puede que la mayoría de por aquí no tengamos este problema… pero no poder entrar en un parking puede ser muy doloroso.

 

8Volar no es para todos

Trabajar como azafato es una tarea complicada y cansada… y no solo por tener que pasarse todo el día volando: si eres alto, además tendrás que pasar por este tipo de situaciones… y es que, en esos sitios, todo está siempre muy comprimido.

9Lo mismo pasa cuando tienes que viajar

A partir de una medida determinada, deberían dejar, de forma gratuita, que una persona tan alta ocupe dos asientos… ¡Esto tiene que ser algún tipo de tortura!

10Peligros por todas partes

La jungla urbana también es una fuente de peligros para las personas que se peinan tocando el techo. No sabéis la cantidad de heridas y lesiones que pueden tener que soportar cada semana… el mundo les va pequeño.

11Pasar frío por las noches

Esta es la viva imagen de la incomodidad. Sinceramente, yo preferiría dormir en el suelo antes de tener que pasar por esta humillación.



 

12Ganar por encima de todas las cosas

Esto sí que es ‘robar el protagonismo’ de la competición a pesar de haber quedado en segundo lugar.

13Ver el partido como se pueda

Los estadios siempre han sido una prueba de lo mal que lo hacemos a veces con la arquitectura. Si, encima, eres alto…

14Porciones desproporcionadas

Si es que es tan pequeña que no le sirve ni como aperitivo…

A vosotros, ¿qué os han parecido estas imágenes? ¿Cuál es la que más lástima os ha dado?

Si os ha gustado este artículo recordad que, más abajo, podéis disfrutar de otros que, con casi total seguridad, os resultarán igualmente entretenidos… o eso esperamos, porque la verdad es que los hemos hecho con mucho cariño.

Fuente: Brightside.