Muchos y muchas nos hemos dejado el pelo largo, pero en algún momento hemos terminado cortándolo o, por lo menos, dejándolo a una misma longitud. Por eso mismo sorprende este caso de una Rapunzel japonesa de 35 años llamada Rin Kambe que destaca por su melena de prácticamente dos metros de largo.

Rin vive en Tokio y cuando era pequeña no le dejaban llevar el pelo largo, sobre todo porque jugaba en un equipo de fútbol y le recomendaban mantenerlo corto. Sin embargo, cuando creció decidió tomar las riendas de su pelo y su vida al mismo tiempo.

Una forma de expresarse

Su último corte de pelo se lo hizo hace 15 años y su melena es más alta que ella misma, ya que si estira sus mechones, llegan a medir 1’88 metros. Es cierto que su melena en ocasiones le resulta molesta para hacer cosas sencillas como cambiarse de ropa, pero no quiere cortárselo porque para ella su pelo es una forma de expresarse.

«Crecí con padres estrictos y cuando era niña, estaba en el equipo de fútbol femenino y siempre tenía un problema por esto. Me dejé crecer el pelo cuando empecé a bailar en serio a los veinte años y ahora mi pelo llega al suelo. Empecé a dejarme crecer el pelo porque quería brillar a mi manera».

Gran diversidad de opiniones

Según Rin, tanto en redes como en la calle muchas personas le preguntan si su pelo es real y constantemente ve reacciones o actitudes distintas respecto a su cabello. Mientras hay gente que queda enamorada y admira su melena, otros lo consideran algo excesivo.

Pero a la mujer de 35 años no le pesan las críticas y entiende que todos tienen derecho a opinar igual que ella tiene derecho a llevar el pelo así de largo.



“Tengo muchas reacciones a mi cabello. Hay hombres en el mundo que lo aprecian y también hay gente que piensa que es un monstruo. Creo que es natural que haya diferentes opiniones en el mundo y si no creyera en mí misma me dejaría llevar por las opiniones negativas. Estoy dispuesta a aceptar las opiniones de otras personas. De cualquier manera».

Puede que su cabello guste o no, pero no hay duda de que la determinación y la seguridad en sí misma que muestra esta mujer japonesa es digna de admirar.

Si os ha gustado este artículo recordad que, más abajo, podéis disfrutar de otros que, con casi total seguridad, os resultarán igualmente entretenidos… o eso esperamos, porque la verdad es que los hemos hecho con mucho cariño.

Fuentes: as.com/epik