Es normal. Con el tiempo la llama se enfría y nuestras relaciones que al principio eran un “aquí te pillo, aquí te mato” constante ahora son solo noches de Netflix que, aunque no estén mal, no reflejan el mismo deseo y la misma pasión.

Por eso, a continuación os damos unos consejos para que podáis volver a disfrutar de esa parte de la relación tal y cómo solíais hacerlo.

1Averigua qué no funciona

Normalmente los problemas de cama no se limitan a ella. Si estamos enfadados o estresados por algún motivo, esto nos lo llevamos a lo más íntimo de nuestra pareja, haciendo que “hacerlo” no sea lo que más nos apetezca. Con lo cual, si nos cuidamos más a nosotros mismos, eso se traducirá en mayores ganas de ir a la cama. 

En caso de que no podamos, es importante no “forzar” y priorizar el acto y, en cambio, debemos centrarnos en “arreglar” nuestra vida.

2Valora el estado de tu relación

La rutina mata las relaciones; si no cuidamos a nuestra pareja y nos limitamos a ir tirando y trabajar nuestra relación, se resentirá por ello y eso lo notaremos en la cama.

Lo mejor que podemos hacer es dedicar tiempo a hablar y saber las necesidades del otro. Si la relación es satisfactoria y todo el mundo se siente escuchado, es cuestión de tiempo que no solo habléis en la mesa, sino también en la cama.

 

 



3Tened en cuenta lo que os gusta

Es importante hablar sobre las relaciones que mantenemos con nuestra pareja. Al principio todos estamos más o menos satisfechos con lo que “nos dan”, pero todos tenemos preferencias y hablarlas nos hará disfrutar más de la experiencia, ya que por el contrario, terminaremos aborreciendo el acto.

4No te obligues

Este tema ya lo hemos tocado en alguno de los puntos anteriores, pero la realidad es que es muy importante no forzar la situación, ya que mantener relaciones solo por el hecho “de que toca” es simplemente una experiencia cansada, vergonzosa y lamentable que nunca nos alegrará haber hecho.

frustrated bed GIF

Lo mejor es dejar que las cosas fluyan y todo eso nos llevará a relaciones placenteras de la forma más eficiente.

Si os ha gustado este artículo recordad que, más abajo, podéis disfrutar de otros que, con casi total seguridad, os resultarán igualmente entretenidos… o eso esperamos, porque la verdad es que los hemos hecho con mucho cariño.

Fuentes: codigonuevo