El crimen de Alcàsser vuelve a estar muy de actualidad. Hace unas semanas os contábamos que los huesos encontrados por un fan del documental de Netflix en la zona de los asesinatos, después de las correspondientes pruebas de ADN, resultaron ser de Miriam, una de las víctimas del crimen. Esto, como era previsible, ha hecho que el caso, ocurrido hace casi tres décadas, vuelva a ocupar las primeras planas.

Cuarto Milenio, al parecer, ya habría grabado un programa especial tratando este caso, pero que no se llegó a emitir por culpa del confinamiento.




Vuelta a la zona del crimen

Este pasado domingo, después de estos recientes descubrimientos, Iker ha vuelto para ofrecernos la última hora sobre el caso y, sobre todo, entrevistar al padre de la joven asesinada, quien mantiene una serie de ‘teorías paralelas’ a las de los investigadores policiales.




La premisa del programa era muy concreta: «¿Cómo es posible que unos huesos de un dedo de la mano pertenezcan a las niñas de Àlcasser y estuvieran ahí? El propio padre cree que alguien los dejó como una especie de señal».

Un testimonio muy revelador

Lo primero que pudimos escuchar fue el testimonio del hombre que encontró los huesos de la joven el año pasado y que, además, es seguidor del programa de Iker: «Siento que la Guardia Civil toma como incrédulo lo que les cuento y un poco raro porque los huesos los bajé hasta mi localidad, no sabía qué hacer en ese momento», aseguraba antes de afirmar que su intención no era remover todo como se ha removido y ‘causar más dolor a unas familias que ya lo han pasado suficientemente mal’.

Fernando García, padre de Miriam, fue el protagonista indiscutible de la noche. Él, desde hace un tiempo, mantiene sus teorías respecto a los huesos encontrados de su hija: «Mi hija Miriam no murió 75 días antes de encontrarla. Mi hija Miriam murió en fechas muy recientes a su hallazgo». Para él, los huesos encontrados en La Romana fueron un ‘segundo enterramiento’ y que alguien tiró esos huesos ahí ‘de forma reciente’.

Un enfoque diferente

Y es que, ciertamente, no deja de ser sospechoso que, después de 25 años, se encuentren unos huesos en la superficie de esa zona: «Esa es mi opinión porque, en su momento, hubo allí personal de la Guardia Civil y luego fue el de la Policía para que hiciera una inspección totalmente exhaustiva de toda la zona y, bueno, si después de eso, tirar tierra encima de la fosa y llegar después de 25 años, alguien asomarse allí y ver los huesos a flor de tierra, pues me parece un tanto peculiar, por no decir muy sospechoso», aseguró el progenitor vía telefónica.




«Esto ya es el colmo»

García ha denunciado nuevamente lo que para él son una serie de irregularidades inadmisibles. Según él, ya las hubo en su momento, pero que ahora hagan este hallazgo, en las condiciones que se ha hecho, le parece la gota que colma el vaso: «Esto ya es el colmo».

Para este padre, el caso solo se cerrará por completo cuando se dé con los culpables; ni un minuto antes. A pesar del hallazgo de los huesos, él ha reconocido que no pretende que se escarbe más en esa zona, ya que ‘no es lo verdaderamente importante en este punto de la investigación’.

¿Cuál es el siguiente paso?

Iker Jiménez, por su parte, ha defendido con uñas y dientes al padre de Miriam y su derecho a expresar sus teorías que, en su opinión, tienen poco de descabelladas:

«Son los huesos, dice la ciencia, de Miriam, ¿qué hacemos entonces? ¿Qué significa esto? ¿Todas las pesquisas de Alcàsser que no han contado se han hecho con la misma precisión?», se preguntaba Iker antes de asegurar que él sabía que la Guardia Civil era impecable en sus investigaciones.





Y, precisamente por eso, a Iker también le parece muy sospechoso que, 27 años después de los acontecimientos, se dé con unos huesos justo en la superficie del terreno, como si nadie le hubiese echado un ojo antes:

«¿Cabe realmente la posibilidad de que eso no haya sido visto por nadie en 27 años y alguien lo ponga? Y si alguien lo pone, ¿qué implica? Y si estaba ahí desde siempre, ¿qué implica esto?». Este próximo domingo, el caso sigue en un especial.

A vosotros, ¿qué os ha parecido todo este caso?

Si os ha gustado este artículo recordad que, más abajo, podéis disfrutar de otros que, con casi total seguridad, os resultarán igualmente entretenidos… o eso esperamos, porque la verdad es que los hemos hecho con mucho cariño.

Fuente: Ecoteuve.