La manipulación es esa táctica poco decorosa que usa la gente para lograr un objetivo. En ocasiones la manipulación es fácilmente detectable, ya que se nos presenta como una serie de estrategias dedicadas a conseguir una meta, pero a veces actúa en un nivel menos superficial y, de hecho, puede que ni siquiera la persona que lo está haciendo nos quiera manipular de forma consciente.

Pequeños detalles y acciones que poco a poco van mermando piscológicamente a la otra persona hasta que la primera se hace con la suya. A continuación, veremos algunas formas de micromanipulación para que podáis detectarlas a tiempo.

1La envidia

Las personas que dicen que la gente les tiene envidia suelen querer buscar el control y manipular para conseguir «recuperar» la atención de todo el mundo que les rodea. Un narcisista hará lo que sea para que todo el mundo esté por él y la excusa de la envidia siempre es la primera.

 

2El papel de víctima

Frases como “era un día importante para mí y no estuviste presente pero no pasa nada” son una clara estrategia de manipulación que pretende convertir a la persona que la dice en una víctima para que la otra persona haga cosas solo por el hecho de que se siente culpable.

Además, habitualmente, la persona que manipula primero expresa su malestar o descontento y luego le quita importancia para que no parezca que le importa o está enfadada.

 

 



3Los mensajes

Como muchos sabréis, los mensajes por Whatsapp y otras plataformas suelen ser un caldo de cultivo de comportamientos tóxicos y un lugar donde podemos ver y analizar muchas formas de manipulación.

En ocasiones puede que eliminar un mensaje de la conversación o escribir algo sin sentido y después decir «perdona, no era para ti» sea una forma de llamar la atención. Obviamente, puede que sea verdad, pero a veces se usa para generar una preocupación en la otra persona y mantener un control sobre ella.

4El relato

Muchas veces podemos detectar pequeñas formas de manipulación en la forma que alguien tiene de contar una historia que le ha sucedido.

Si estamos atentos, podemos ver cómo la persona manipuladora usa tácticas como mostrarse la víctima de la situación o usar la falsa modestia para contar una historia desde un punto de vista que, aunque siempre hay algo de subjetividad en todos los relatos, en este caso distorsiona claramente lo que sucedió en realidad.

Si os ha gustado este artículo recordad que, más abajo, podéis disfrutar de otros que, con casi total seguridad, os resultarán igualmente entretenidos… o eso esperamos, porque la verdad es que los hemos hecho con mucho cariño.

Fuentes: codigonuevo