La mayoría de nosotros, después de una ruptura, necesitamos un tiempo para reconciliarnos con nosotros mismos, pero al médico brasileño Diogo Rabelo no le tembló el pulso después de que su prometido cortase con él a falta de solo 3 meses para la boda.




La celebración del amor… propio

En vez de encerrarse en sí mismo, Diogo decidió celebrar el amor propio y la autoestima y, en vez de cancelar la boda, decidió celebrar el evento que ya tenía pagado para estar con su familia y amigos.




La boda se hizo en las costas de Itacaré (Brasil) y fue acogida por un resort local donde hicieron una gran fiesta en la playa.

Una boda más íntima

Obviamente, el novio no asistió y sus invitados tampoco, así que la lista pasó de 100 a 40 invitados. Según explica Diogo en redes sociales, su expareja terminó la relación a 3 meses de la boda diciendo que ya llevaban tiempo en crisis.

La boda había costado unos 63.000 dólares (unos 53.000 euros) y habrían perdido todo lo invertido de no celebrarse, así que el médico mantuvo la celebración y se casó consigo mismo frente a un espejo.




Sin rencores

Los vídeos de la boda se han hecho virales y Diogo Rabelo ha usado las redes para decir que no le guarda ningún tipo de rencor a Vitor, su exnovio, pero por lo visto este sí que le ha manifestado que no le gusta que los vídeos se publicaran y que se hayan viralizado.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida de Dr Diogo Rabelo (@drdiogorabelo)

Independientemente de su disputa personal, lo que está claro es que esta celebración no es una simple anécdota peculiar de un hombre casándose consigo mismo, sino un mensaje positivo en favor de la autoestima.

Si os ha gustado este artículo recordad que, más abajo, podéis disfrutar de otros que, con casi total seguridad, os resultarán igualmente entretenidos… o eso esperamos, porque la verdad es que los hemos hecho con mucho cariño.

Fuentes: upsocl