Una buena educación es la clave para poder conseguir ese puesto de trabajo que tanto deseamos o, por lo menos, adquirir conocimientos sobre algo que nos interesa mucho para iniciar proyectos propios. Pero el acceso a la educación no siempre es sencillo, ya que tiene unos costes económicos, aparte de todo el tiempo que necesitamos invertir en el estudio y las clases para poder terminar una carrera.

Para poder hacerlo, hay jóvenes que combinan un trabajo (normalmente de baja remuneración) con sus estudios para poder costearse la universidad y así poder acceder a una vida mejor en un futuro.







El ejemplo de Jordiel

Este es el caso de Jordiel Rivera, un chico que trabaja en McDonald’s para poder pagarse sus estudios y que, lamentablemente, vivió una vergonzosa situación en la que una exprofesora suya estuvo involucrada.

Por lo visto, la profesora se encontró a Jordiel trabajando y se produjo una denigrante conversación que el joven contó a través de un post de Facebook.

Trabajo en McDonald’s, un trabajo que hay que tener paciencia. Viene tal cliente, y me pregunta “Eres Jordiel Rivera?” la miro y veo que es una ex maestra, le contesto, si soy yo; ella me pregunta “¿Qué haces trabajando aquí? no estás estudiando?”. Yo le respondo que estoy estudiando, cursando ahora mi cuarto año. Ella me dice “Ah ok, si mijo estudia porque trabajar aquí no es para inteligentes, esto es para quedaos”.

Se queda con lo positivo

Lo más sorprendente de todo es que, pese a trabajar en el mundo de la educación, la exprofesora no supo respetar y admirar el doble esfuerzo que estaba haciendo Jordiel para costearse su futuro estudiando y trabajando al mismo tiempo.

Aunque, cómo habéis visto, el joven estudiante quiso contar a sus seguidores el momento que había vivido, lo cierto es que no perdió mucho tiempo recriminando el comportamiento de la mujer y, en vez de eso, quiso hablar de las oportunidades y de todo lo que ha aprendido trabajando en un lugar humilde para poder estudiar.




El respeto es lo primero

Trabajar en un fast food no es fácil, tenemos que ser inteligentes y capacitados para atender clientes como esta persona; la mayoría de los empleados de los fast foods son jóvenes estudiantes que quieren salir adelante y tener un futuro brillante; no humillen nunca estos empleados que lo dan todo para que usted se alimente y se vaya feliz del restaurante”.

La vida es un constante aprendizaje y no todo nos lo va a enseñar un profesor o profesora, sino que nuestras ganas de vivir harán gran parte del trabajo a la hora de formarnos como personas.

De todos modos, esperamos que, de alguna forma u otra, la publicación le llegase a su exprofesora y que esta haya podido reaccionar sobre la manera en la que “evaluó” a Jordiel.

Si os ha gustado este artículo recordad que, más abajo, podéis disfrutar de otros que, con casi total seguridad, os resultarán igualmente entretenidos… o eso esperamos, porque la verdad es que los hemos hecho con mucho cariño.

Fuentes: upsocl