First Dates siempre consigue darnos una sorpresa positiva. En estos momentos de tensión, poder disfrutar de un producto ameno y divertido siempre es saludable… y el programa presentado por Carlos Sobera lo ha vuelto a conseguir y hoy os lo demostraremos.

En un lado de la mesa teníamos a Janire, una joven pamplonesa que se presentó muy nerviosa al programa: «estoy muy nerviosa. He sentido una paranoia en plan que ha sido todo como muy ficticio; como si yo fuese ficticia». La joven confesó que, a medida que iba creciendo, le iba ‘cogiendo miedo a las cosas‘.

En medio de su charla con Lidia Torrent, le sonó el teléfono: era su madre, que llamaba para saber cómo le iba todo: «es para saber cómo está, porque es la primera vez que sale de Euskadi», aseguraba.

En lo referido a cómo le gustaban los chicos, ella lo tenía bastante claro: «No me gustan los pijos». Cuando la presentadora le preguntó por un ejemplo del tipo de chico que le gustaba, ella no lo dudó: «Rafa Mora».

En el otro lado de la mesa íbamos a tener a Jaboga, un bilbaíno que, desde el principio, dejó clara una cosa: «nunca he sido mucho de leer, la verdad, ni de ir a bibliotecas ni nada por el estilo. Si me gustara leer, lo haría, pero es que no me gusta».

Si algo tenía claro Jaboga es que era una persona ‘hecha y derecha’: «Estoy orgulloso que con 24 años tengo mi piso, mi coche y mi vida hecha. Vengo porque tengo claro lo que quiero. Me ha costado mucho conseguirlo,  porque estoy en un nivel medio-alto y viviendo la vida», aseguró el joven.

La primera impresión de ella no fue demasiado positiva: «Es más bajito que yo, y es como que me siento yo la alta», aseguraba Janire, no demasiado contenta. «Mi ideal son altos y grandes y él es más bajito que yo», insistía en el confesionario.



En lo referido a las relaciones, ya en la mesa, se soltaron un poco más. Ella confesó que tenía serias dificultades para tener relaciones largas. Él por su parte, le contó que había estado cuatro años con una chica… pero que esta le había sido infiel.

El mejor momento de la cita llegó con el momento del ‘rasca’ que, por lo general, es el que nos suele regalar los mejores momentos del programa.

La respuesta a la primera pregunta resultó un poco confusa por parte de ella. Tenían que decir cuál era su político favorito y, a pesar de que ella aseguró ser ‘de izquierdas’, dudó si Podemos era de derechas o izquierdas cuando él le dijo que era al partido que votaba.

Cuando llegó el tema del personaje histórico favorito de cada uno… la cosa se volvió todavía más surrealista: ella aseguró que era Ylenia Padilla, una de las exconcursantes de Gandía shore y GH, y él se quedó con Torrente, el personaje cinematográfico al que dio vida Santiago Segura.

La cena fue bastante irregular a nivel de las sensaciones que transmitían y, a pesar de que se acabaron besando en el fotomatón del programa… la cosa no acabó demasiado bien.

Suponemos que ambos tendrán que seguir en su búsqueda del amor… ¿Los volveremos a ver en el programa? Esperamos que sí.

A vosotros, ¿Qué os ha parecido esta cita? ¿Qué pensáis de sus preferencias culturales? 

Si os ha gustado este artículo recordad que, más abajo, podéis disfrutar de otros que, con casi total seguridad, os resultarán igualmente entretenidos… o eso esperamos, porque la verdad es que los hemos hecho con mucho cariño.

Fuente: 20 minutos.