El día a día puede ser muy estresante. Esto provoca, por lo general, que vayamos con la cabeza muy cargada de asuntos y que, por tanto, en ocasiones, tengamos despistes ‘muy tontos’. Nuestros niveles de atención bajan a los mínimos y podemos llegar a meter la pata hasta la rodilla. Esto es así.

Por eso, hoy os traemos un recopilatorio de personas que, por ir muy estresadas y un poco ‘a lo loco’, cometieron despistes que, a pesar de no ser una desgracia, sí resultan bastante molestos y frustrantes. Ahora lo entenderéis:

1Ya decía yo que algo le faltaba…

Así se quedan unos fideos instantáneos cuando los metes durante varios minutos en el microondas… sin haberles puesto la cantidad que hay que ponerles de agua. Lo peor de todo es el olor a quemado que desprenden.

2Adiós a dos horas de trabajo

Se hizo las trenzas de forma muy minuciosa y, al acabar, se dio cuenta de que un mechón de pelo furtivo se le había escapado… y la única solución era dar marcha atrás.

3Años y años de dulzor

Se ve que no comían creps muy a menudo… pero, cuando lo hacían, utilizaban este sirope. Si os dais cuenta, lleva 7 años caducado. Lo peor de todo es que no les había sentado mal ni un día.

4Cerrar mal la pintura

Esto es lo que pasa cuando no cierras bien la tapa del bote de pintura antes de meterlo en la mezcladora. A ver ahora quién es el valiente que limpia todo eso.





5A esperar la factura del agua

Se fue de viaje un mes entero y, cuando volvió, se dio cuenta de que se había dejado abierto el grifo de agua de la ducha un poco. Aparte del dinero que tendrá que pagar, también podría ponerle un poco de antical a ese grifo, digo yo.

6Medicarse a medias

Se levantó medio dormida y se tomó la pastilla anticonceptiva… solo que errando un poco el día. Nada que no se pueda arreglar, supongo.

7Calentarse demasiado

No es que alguien se haya tirado un pedo muy fuerte: la madre del que tomó la foto se puso a calentar caramelo en la hornilla directamente desde la lata en la que venía. Menos mal que no había nadie cerca.

 

8Todos los días se aprende algo

Este señor, por ejemplo, aprendió que no es buena idea dejar el café cerca del vaso de agua para los pinceles. Es mejor dormirse que intoxicarse con pintura. Eso te lo aseguro.

9¿Te has dejado las zapatillas de deporte?

Eso no tiene por qué ser un problema a la hora de tu correcto desempeño en el gimnasio. Puede que sea el día más elegante de tu vida entre máquinas de hacer ejercicio y mancuernas.

10Esto es algo que deberías tener en cuenta

Esta mujer se puso a cortar chiles muy picantes sin guantes y, cuando se dio cuenta, ya era demasiado tarde: las manos le ardían como el infierno, por lo que tuvo que meterla en leche fría para que se le pasase.

11Estos fallos los tenemos todos

En lugar de poner el horno para que se calentase de forma homogénea, solo puso el grill… a los pocos minutos la pizza ya se había incinerado por completo. Más dura e incomible que una suela de zapatos.



 

12Despistes a lo Superman

Se fue al supermercado y, cuando ya estaba ahí, se dio cuenta de que todo el mundo la estaba mirando… cuando se percató de su vestimenta, lo entendió todo (y todos lo entendemos).

13Pasiones que salen muy caras

Es un gran aficionado a la caligrafía… pero parece que no estaba demasiado atento: después de cinco días de trabajo, se dio cuenta de que se había equivocado en uno de los caracteres, y eso implicaba una sola cosa: volver a empezar de cero.

14Algo no tan refrescante (pero bastante sabroso)

Llenó su vaso de hielo y, de forma inexplicable, metió sin querer una galletita de pizza que no estaba ni en el congelador… esto sí que es magia (y muy poca capacidad de atención, que también).

A vosotros, ¿qué os han parecido estos ‘fallos’ por inatención? ¿Alguna vez os ha pasado algo así?

Si os ha gustado este artículo recordad que, más abajo, podéis disfrutar de otros que, con casi total seguridad, os resultarán igualmente entretenidos… o eso esperamos, porque la verdad es que los hemos hecho con mucho cariño.

Fuente: Genial.

SIGUE NUESTRO CANAL DE YOUTUBE YO CONTROLO 🎥