Hacerse un tatuaje es algo que no deberíamos tomarnos a la ligera. Se trata de una pieza de tinta que se incrusta en nuestra piel y, en principio, nos acompañará hasta que nos entierren tres metros bajo tierra. Son muchas las personas que, por culpa de no informarse bien, se hacen cualquier cosa… y luego llegan los arrepentimientos. Sobre todo cuando el tatuaje es una frase en un idioma y, sobre todo, un alfabeto que no conocemos.

Hoy, os traemos unos cuantos ejemplos de personas que tenían la intención de tatuarse una cosa en un idioma que no era el suyo… y que acabaron metiendo la pata hasta el fondo. Ahora lo entenderéis:

1Empezamos con el tema de las promesas de amor

Esta chica, al parecer, quiso hacerse un tatuaje para dedicárselo a su novio en el que pusiese ‘Te amo’… y lo cierto es que consiguió algo bastante diferente: ‘Babylon es uno de los principales programas de traducción y diccionarios del mundo’… y es que este es el principal problema de fiarse de los traductores automáticos.

2Maridos poco atentos

Al parecer, su marido se hizo un tatuaje con la intención de honrar a Dios, por lo que quería ponerse «Amor de Dios»… y lo que consiguió es que le tatuasen ‘loco’. Creo que no es exactamente lo mismo, la verdad.

3Creo que va a apreciar otra cosa…

La intención original, como podéis ver, era tatuarse la frase ‘aprecia la vida’ en árabe… pero, lamentablemente, los planes no siempre salen como los teníamos previsto: acabó tatuándose «Estoy podrido».

4¿Qué será lo que dice?

Una chica pedía ayuda para saber qué era exactamente lo que ponía en el tatuaje de su novio, ya que él dudaba entre ‘Valiente y Fuerte’… y lo cierto es que nada de eso: en el tatuaje pone ‘Mexicano’. Que ni tan mal.



5La chica de al lado

Un joven se encontró con una compañera de viaje con este tatuaje y, a pesar de que no sabía qué pensaba ella que ahí ponía, lo cierto es que dudaba que alguien quisiese tatuarse ‘Miso’ en el tobillo… a no ser que fuese un amante de las sopas de miso, claro.

6La intención no siempre es lo que cuenta

Ella quería tatuarse la palabra ‘Mariposa’ (butterfly, en inglés). En lugar de eso, le tatuaron por por separado ‘Fly’ (mosca) y ‘Butter’ (mantequilla). Con eso, se puede pegar un buen desayuno.

7Tatuarse el nombre de tu hija SALE MAL

Tatuarse el nombre de tu pequeña es algo que, por lo general, resulta de lo más bonito y tierno… el problema es que su plan original se desvió un poco: lo que ahí pone es «Pueblo de arroz jactancioso»; necesito que alguien me lo explique, por favor.

 

8Los golpes que da la vida

Ella quería tatuarse la palabra ‘golpeada’, suponemos que como sinónimo de ‘resiliencia’ o algo por el estilo. Pues lo que finalmente consiguió es que le tatuasen la expresión ‘Pesada’… que ni es lo mismo, ni se le parece.

9Descubrimientos nocturnos

Este es el preciso momento en el que esta chica descubrió que el tatuaje de su novio significaba «Sandwich de pavo»… que, sea dicho de paso, es un desayuno muy saludable (aunque, como tatuaje, deja mucho que desear).

10Lo tendrá fácil en los restaurantes

No sabemos qué era lo que quería tatuarse originalmente, pero lo que consiguió es tener la carta de un restaurante japonés en la espalda: «Sopa de noodles con pollo»; delicioso.

11Una madre muy cariñosa

Quería tatuarse las iniciales de los nombres de sus dos hijas: ‘ESO’ y ‘EGO’… pero lo que consiguió fue ‘Lugar’ y ‘Perro’… ¿Lugar de perros? Nunca lo sabremos.



A vosotros, ¿qué os han parecido estos tatuajes? ¿Conocéis a alguien que le haya pasado algo así? 

Si os ha gustado este artículo recordad que, más abajo, podéis disfrutar de otros que, con casi total seguridad, os resultarán igualmente entretenidos… o eso esperamos, porque la verdad es que los hemos hecho con mucho cariño.

Fuente: BoredPanda.