Que los hombres se dedicaban a la caza y las mujeres a la recolección es algo que todos hemos aprendido en el colegio. La prehistoria que hemos aprendido siempre había estado pautada por este punto de partida… y esto podría cambiar por completo: investigadores descubrieron a una mujer enterrada hace 9.000 años  en la cordillera de los Andes con armas y herramientas de caza. Otras investigaciones hechas en otros sitios de sepultura en las Américas apuntan en esta dirección también… ¿Desmonta esto lo que pensábamos de las sociedades de cazadores-recolectores?

El cuerpo encontrado, según los estudios que se le han realizado, podría tener entre 17 y 19 años y, al fallecer, fue enterrada con todas las armas que se utilizaban para cazar animales de gran tamaño (lanzas, cuchillos grandes, etc.). También tenía herramientas para tratar la piel de los animales.

Desigualdades prehistóricas puestas en cuestión

Randy Haasm, autor principal de este estudio, dejaba claro que esta creencia que, hasta ahora se había dado por válida, era la base de muchas de las desigualdades que tenemos hoy en día entre géneros: “Las prácticas laborales entre las recientes sociedades de cazadores-recolectores tienen un alto grado relación con el género, lo que podría llevar a algunos a creer que las desigualdades sexistas en cosas como el salario o el rango son de alguna manera naturales”.

Una división más equitativa

Con estas nuevas pruebas, todo apunta a que está división de género podría no ser tan clara como pensábamos. Esto no quiere decir que no hubiese una división de trabajo notoria, pero sí que podríamos hablar de un reparto algo más equitativo.

Este descubrimiento se dio en 2018 en unas zonas altas de las montañas de Wilamaya Patjxa. A lo largo de todo este tiempo se ha trabajado en el cuerpo y las pruebas obtenidas parecen indudables: se trataba de una joven cazadora.

En estas culturas, los objetos con los que se enterraban a las personas solían ser los objetos que utilizaban de forma recurrente en su vida. En este sentido, si la enterraron con material de caza, la cosa está muy clara.



Un giro importante en la prehistoria

Haasm explicaba que, aunque antes se dudaba de esta teoría, con este descubrimiento podría haber quedado todo muy despejado: “Se necesitó un argumento sólido para ayudarnos a reconocer que el patrón arqueológico indicaba un comportamiento real de caza por parte de las hembras”, explicaba.

“Entre los cazadores-recolectores históricos y contemporáneos, casi siempre ocurre que los machos son los cazadores y las hembras las recolectoras. Debido a esto –y probablemente debido a los supuestos sexistas sobre la división del trabajo en la sociedad occidental– los hallazgos arqueológicos de las mujeres con herramientas de caza simplemente no se ajustaban a las visiones del mundo predominantes”, explicó el investigador.

Os estaréis preguntando si lo de esta mujer era un caso atípico; excepcional. Esto se investigó estudiando 429 esqueletos en unos 107 sitios diferentes de América del Norte y del Sur, en yacimientos pertenecientes a los períodos Pleistoceno tardío y Holoceno temprano, hace unos 8.000 a 14.000 años… y lo cierto es que hubo unas cuantas sorpresas.

Los números no dejan lugar a dudas

De todos esos individuos, 27 fueron enterrados con herramientas de caza, como lanzas o arcos… y gran parte de ellos eran mujeres. Más concretamente, eran 11 mujeres y 15 hombres, por lo que podemos apreciar que se refuerza la teoría de que no había una desigualdad tan evidente entre ambos sexos.

Siguiendo esta línea de descubrimientos, quedaría claro que la caza era algo mucho más ‘comunitario’ de lo que nos han vendido a lo largo de la historia de estos últimos siglos. Y es que para cazar animales grandes se necesitaba de CUALQUIER persona hábil, fuese hombre o mujer.

Posteriormente, muchos de los descubrimientos arqueológicos sí apuntan a que quizás había una división mayor del trabajo y el cuidado de la casa y la agricultura, pero, como siempre, queda mucho por investigar al respecto, ya que los protagonistas, al llevar miles de años muertos, tienen complicado el explicarlo en primera persona.

A vosotros, ¿qué os han parecido estos descubrimientos? 

Si os ha gustado este artículo recordad que, más abajo, podéis disfrutar de otros que, con casi total seguridad, os resultarán igualmente entretenidos… o eso esperamos, porque la verdad es que los hemos hecho con mucho cariño.

Fuente: MSN.