Ser padre no es tarea fácil. Criar a un niño desde pequeño y acompañarlo durante todo su desarrollo es una tarea larga, complicada y laboriosa en la que siempre tenemos que estar atentos a cada paso que den. Lo más probable es que no estemos tranquilos en años hasta que estos, ya algo más crecidos, empiecen a tener algo de autonomía (y nos dejen un poco tranquilos, todo sea dicho).

Una cosa importante también es que criar a un niño implica un gasto de dinero importante. Tenemos que comprarle comida, medicamentos, juguetes y, sobre todo mucha, pero que mucha ropa. ¿Qué es lo que hacen la mayoría de los padres en estos casos? Pues irse de rebajas.

Confusiones comprensibles

Eso fue lo que hicieron las protagonistas de nuestra historia de hoy: dos madres, que no se conocían de nada, compraron ropa de invierno a sus hijas… y coincidieron más de lo que habría sido conveniente.

Ambas niñas iban igual: el mismo anorak y los mismos pantalones negros… y se lio. Una de las madres, como se puede ver en el vídeo que os dejamos más abajo, estaba a punto de pagar en un supermercado cuando, por detrás, aparece una mujer y le quita a su supuesta hija, la cual tenía cargada en brazos. Ella no entiende qué está pasando hasta que se da cuenta: se había confundido de cría.

Un vídeo surrealista

Su hija de verdad estaba ‘perdida’ en medio de un pasillo del establecimiento y, si nos fijamos en las imágenes, las niñas iban vestidas completamente iguales.

Un error de película

Desconocemos dónde ocurrió todo esto, pero lo cierto es que el susto que se tuvo que haber llevado la madre ‘confundida’ es monumental. También dejar claro que todo salió bien… pero es que, si la otra madre no se llega a dar cuenta, se podría haber liado muchísimo. Si es que parece la premisa de una película de Lindsay Lohan.

A vosotros, ¿qué os ha parecido lo que ocurre en el vídeo? ¿Qué habríais hecho en el lugar de esa madre?



Si os ha gustado este artículo recordad que, más abajo, podéis disfrutar de otros que, con casi total seguridad, os resultarán igualmente entretenidos… o eso esperamos, porque la verdad es que los hemos hecho con mucho cariño.

Fuente: Mi Brújula.