El ‘kebabathon’, contrario a lo que pueda parecer, se trata de una de las iniciativas solidarias más notables de este año. ¿Qué pasa si nos comemos dos kebabs al día durante treinta días? Pues que puede que te pase lo que al protagonista de nuestra historia de hoy, quien está camino de recaudar un montón de dinero gracias a una brutal ingesta de carne.

Derek Breakey, un valiente de 34 años de Manchester, Inglaterra, decidió que este penúltimo mes del año iba a estar marcado por un curioso reto (por lo que sea, noviembre se presta mucho a esto… sino, recordad el No Nut November del que os hablábamos el otro día).

 

Un objetivo muy carnoso

El objetivo es así de ‘simple’: comerse dos kebabs al día durante un mes con el único objetivo de recaudar dinero para la caridad.

Breakey está recaudando dinero para ayudar a la organización sin ánimo de lucro Nerve Tumors UK. Esta ONG trabaja duramente para ayudar a las personas que sufren de neurofibromatosis, una rara afección que hace que los tumores crezcan en el sistema nervioso.

Tan solo con el anuncio del proyecto, Breakey ya recaudó la mitad del objetivo que se había marcado: 1.000 libras (unos 1100 euros), por lo que la cosa marcha muy, pero que muy bien.

«Como muchos kebabs de todos modos»



Kebabs a todas horas

Él, que trabaja como fotógrafo urbano, explicó a LADbible que este proyecto era una mezcla de ganas de ayudar y de ponerse a prueba a él mismo:

«Como muchos kebabs de todos modos, mi récord actual es de 39 en 28 días» explicó, confesando que para él era bastante habitual comerse un shawarma mixto a la hora del desayuno.

«Me he propuesto hacer 60 en 30 días, así que empiezo el domingo (1 de noviembre) y hasta finalizar el próximo 30 de noviembre», contaba el aguerrido comedor de carne.

Para conseguir su objetivo, Breakey visitará varios restaurantes de kebabs de Manchester a lo largo de todo el mes, de tal forma que probará las diferentes variedades que pueden encontrarse en su ciudad.

«Para ser honesto, simplemente me dejo llevar»

«Por lo general, me mantengo alejado de los kebabs mixtos. A veces los compro, pero solo lo hago en lugares en los que sé que van a ser buenos. Es por eso que a veces me compro dos, obtengo un pequeño döner y luego me paso a un shawarma. Para ser honesto, simplemente me dejo llevar», reconocía.

Y es que, al parecer, él es todo un entendido del mundo de este plato de Oriente Próximo: «Conozco a muchos dueños de kebabs, soy bastante cercano con muchos de ellos. Los tengo en mi directorio telefónico».

Como os podéis imaginar, Breakey tiene una clasificación de los que son sus restaurantes favoritos en Manchester: Levenshulme Bakery (el mejor para él), Red Cherry en Levenshulme y Chilli’s en Oldham Road.

Es miembro del grupo Manchester Donner Connoisseurs y, a lo largo de su ‘reto’, analizará y documentará cada uno de los bocadillos que pruebe… por lo que estamos a la espera de ver si no le da un ataque cardíaco a mitad de mes (esperemos que no).

Si queréis participar en la iniciativa del ‘Kebabathon’, aquí os dejamos la web en la que Breakey está recaudando el dinero para la ONG.

Vosotros, ¿os animaríais a hacer este reto? Si no es con un Kebab… ¿con qué plato lo haríais? 

Si os ha gustado este artículo recordad que, más abajo, podéis disfrutar de otros que, con casi total seguridad, os resultarán igualmente entretenidos… o eso esperamos, porque la verdad es que los hemos hecho con mucho cariño.

Fuente: LADbible.