Ya sea llevando chuleta, compartiendo respuestas o por métodos que solo vosotros conoceréis, la mayoría habréis copiado o hecho trampa en un examen. Pero, como muchos también sabréis, uno no siempre sale impune de la situación y siempre corremos el riesgo de ser pillados.

Precisamente esto fue lo que le ocurrió al fisiculturista de 38 años, Amir Lorzadeh, cuando tenía que superar el examen teórico del carnet de conducir. Este fortachón de Birmingham pensó que podría colársela a los examinadores e intentó aprobar el examen de forma irregular con este método tan peculiar. Pero no solo una vez, sino 3 veces.

El inicio de un largo camino

En 2017, Amir “hizo” su primer examen y, amparado por la ley, usó unos audífonos para traducir las preguntas. Sin embargo, al cabo de un rato, el examinador se dio cuenta de que Amir tenía otro auricular con Bluetooth para que le cantasen las respuestas y, obviamente, no se le permitió terminar la prueba.

Uno podría pensar que escarmentaría, pero en 2018 hizo exactamente lo mismo obteniendo el mismo resultado y, de nuevo, no se le permitió hacer el examen.

Cambio de táctica

Amir, tan tramposo como perseverante, decidió intentarlo una vez más usando trampas, pero en esta ocasión, pensó que el problema de su plan era el método. Así que, en vez de usar un audífono, hizo que otro hombre muy parecido a él le sustituyera durante el examen.

Pero, por lo visto, seguramente no se parecían tanto, ya que el examinador se percató de la situación y llamó a la policía para que acudieran a lidiar con el problema.



Poco arrepentimiento

Esto provocó que Amir fuese arrestado ya que, a diferencia de cuando quiso copiar en anteriores ocasiones, en este caso se trataba de un delito más grave.

Pero, como decíamos, Amir es un hombre perseverante, así que no se amedrentó delante del juez y eso le supuso que este, viendo que no estaba nada arrepentido, lo condenase a 11 meses de cárcel.

Si uno copia, debe asumir que puede ser pillado pero puede que lleguemos a un punto en que renta más estudiar y esforzarse un poco para aprobar por medios legales que no dedicarle tanto tiempo a una simple estafa.

Si os ha gustado este artículo recordad que, más abajo, podéis disfrutar de otros que, con casi total seguridad, os resultarán igualmente entretenidos… o eso esperamos, porque la verdad es que los hemos hecho con mucho cariño.

Fuentes: laguiadelvaron