Los productos que compramos en los supermercados tienen que pasar distintos controles de calidad para llegar, finalmente, a nuestras casas. Pero en una pocas y contadas ocasiones puede que algún producto en mal estado o con algún componente dañino supere las líneas de defensa, ya sea debido a que no se sabía que un elemento era nocivo o por otros motivos.

Cuando esto ocurre el producto debe ser retirado rápidamente del mercado, algo que precisamente le ha sucedido a la cadena de supermercados Lidl.

 

Recientemente se han visto obligados a retirar su queso Brie de 100 gramos de la venta debido a que el propio proveedor les ha informado que ha detectado la bacteria Escherichia coli en el queso, una bacteria productora de toxinas shiga que, obviamente, son malas para nuestro estómago.

Este queso en concreto está fabricado por Jermi, caduca en fecha del 31/10/2020 y su número de lote es el 402. Según ha indicado la Agencia Española de Seguridad Alimentaria y Nutrición (AESAN), los quesos fueron enviados a Andalucía, Cataluña, País Vasco, Madrid, Murcia y Comunidad Valenciana.

Cómo es lógico, Lidl hizo un comunicado para informar a los clientes de que devuelvan el producto afectado en cualquiera de sus tiendas para que les hagan un reembolso incluso sin la necesidad de presentar el ticket de compra.

La bacteria Escherichia coli puede ser peligrosa para salud de las personas que la ingieran, pero de momento no se ha confirmado ningún caso asociado con el consumo de este producto en España.

Curiosamente, este no es único producto que Lidl ha tenido que retirar de la venta en sus tiendas durante las últimas semanas. Otro queso, en esta ocasión el rulo de cabra de 100 gramos (fabricado en Países Bajos, de nuevo, por Jermi), fue retirado debido a la presencia de Listeria monocytogenes.



No sabemos si es que en Lidl tienen más problemas de este estilo que otros supermercados o si, simplemente, cuidan muy bien a sus clientes y les quieren mantener informados, pero la realidad es que hace poco también pidieron que se bebiesen las cervezas “Camaro Red” con fecha de consumo preferente 11/21 y número de lote 244 ya que, por lo visto, tenían “un defecto en la botella que podría llegar a provocar que se desprendan astillas de vidrio al abrirse”.

Si habéis comprado recientemente alguno de estos productos no hace falta que entréis en pánico: comprobad el producto, la fecha caducidad y el lote y, en caso de que coincidan con los afectados, devolvedlo todo al supermercado. En caso de que los hayáis consumido acudid al médico, especialmente si tenéis síntomas.

Si os ha gustado este artículo recordad que, más abajo, podéis disfrutar de otros que, con casi total seguridad, os resultarán igualmente entretenidos… o eso esperamos, porque la verdad es que los hemos hecho con mucho cariño.

Fuentes: huffington