Cuando pensamos en un adicto al riesgo y a la adrenalina normalmente nos vienen a la cabeza personas que practican deportes extremos o gente de esa que siempre hace locuras como, por ejemplo, alistarse en el ejército. Sin embargo, hay personas que tienen su chute de adrenalina en su día a día, poniéndose en riesgo durante su trabajo o en situaciones de lo más cotidianas.

A continuación, veremos unas imágenes de gente que se atreve con todo y vive al límite de una forma realmente peculiar.

1El andamio

A falta de pan, buenas son tortas. Sobre todo la que te puedes pegar como este sistema poco complejo falle por completo.

2Falta de recursos

Todo el mundo se sorprendía al ver que en este supermercado pedían un funambulista para trabajar. Pero queda claro que este tipo de habilidades son más que necesarias para poder «reponer» como dios manda.

3Broke Back Fountain

A quien sea que haya «arreglado» esto le gusta el riesgo, pero tampoco mucho. Sino no habría puesto un cartelito indicando que nadie mueva el trozo de madera que aguanta el lavabo.

4Una solución para todo

Por si no lo sabíais, la cinta americana sirve para arreglar cualquier cosa: una grieta en una tubería enorme, tu relación de pareja, cura enfermedades, etc.



5El extintor definitivo

Para un incendio no servirá de mucho, pero, en caso de que tengas sed, esta botella de agua la extinguirá.

6Pain Station

Casi que prefiero pagar lo que me pidan que intentar colarme por ahí y terminar en el centro de la tierra.

7Gerente y empleado. Todos de la mano

Usar algo con ruedas como escalera no puede ser una buena idea, sobre todo si el que te sostiene es un señor mayor al que le pueden fallar las piernas en cualquier momento.

 

8Madera con madera

Es un detalle que hayan usado madera para cubrir el hueco ya que, gracias a eso, casi no se nota y queda super bien disimulado.

9Comida basura

Usar un cubo de la basura para llevar el pan de un sitio a otro no es muy higiénico, pero es práctico.

10El miedo a que la grúa se lleve tu coche

Esta grúa se lavó con agua demasiado caliente haciendo que se hiciese pequeña. Ahora vive al límite cada vez que lleva un coche más grande que un Smart.

Si os ha gustado este artículo recordad que, más abajo, podéis disfrutar de otros que, con casi total seguridad, os resultarán igualmente entretenidos… o eso esperamos, porque la verdad es que los hemos hecho con mucho cariño.

Fuentes: segnorasque