Hoy os vamos a presentar a una de las familias más raras que hemos visto a lo largo de todos nuestros años en Internet. Está formada por una famosa youtuber conocida como Simone Partner, su novio Joe, una hermosa springer spaniel llamada Brooke y la estrella del clan, un cerdo de 80 kilos llamado Milo… ¿Qué más se puede pedir?

Para entender el gusto de Simone por los animales de granja tenemos que remontarnos a su infancia, ya que ella, residente en la localidad de Bath, Inglaterra, nació y creció en una zona rural, en medio de una granja donde convivió con una fauna que poco tenía que ver con la que podíamos encontrar por la ciudad. Desde entonces y a pesar de mudarse a la urbe, siempre había querido tener un cerdo que le hiciese compañía.

Menudo cerdo

Ella, a sus 28 años, es una de las youtubers de moda y maquillaje de referencia en su país bajo el pseudónimo de Eltoria. En un momento determinado, le surgió la oportunidad de comprar a Milo por unos 550 euros… y ni se lo pensó. Todo esto fue posible gracias también a que justo se iba a mudar con su prometido a una nueva y gran casa.

Ha pasado el tiempo y lo que era un ‘pequeño cerdito adorable’ se ha convertido en un ‘cerdo gigante adorable’… y es que solo hay que ver las fotos para hacerse una idea del tamaño del animal. A pesar de esto, Simone asegura que se trata de la mascota perfecta.

En una entrevista para el Daily Mirror, la joven reconocía que la gente solía extrañarse al ver a ese animal corriendo por su jardín: “La gente piensa que estamos locos, especialmente cuando lo ven corriendo feliz por el césped, junto a nuestra casa”, relataba.

Milo, el cerdito valiente

Y es que pocas diferencias (aparte del físico), podemos encontrar entre Milo y un perro convencional: “Me siento muy feliz cuando levanta su morro en busca de un beso”, asegura la influencer.



Una de las cosas que ha tenido que hacer a raíz de la adopción de Milo es retirar todos los productos provenientes del cerdo de su dieta ya que, como os podréis imaginar, podría ser un poco retorcido zamparse un bocadillo de bacon al lado del pobre animal, que vería como se come a parte de su familia lejana.

Respecto a que el cerdo haya crecido tanto, para ella no es ningún problema y, de hecho, se lo esperaba: «Siempre supe el tamaño que iba a tener, ya que vimos tanto a su mamá como a su papá», aseguraba.

El tamaño no importa

Y es que, al parecer, este es el problema con mucha gente que se compra un cerdo pequeñito pensándose que se quedará así… y resulta que crecen: “La gente debería hacer sus deberes si quiere comprar un cerdo. Milo está totalmente entrenado en casa. Los microcerdos simplemente no existen, y es ingenuo comprar un cerdo pensando que seguirá siendo pequeño, y luego quejarse cuando el cerdo crezca».

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida de E L T O R I A (@eltoria) el

Y otra cosa que Simone tiene muy presente es que, a ser posible, quiere darle más familia a Milo… ya que eso de crecer solo puede ser muy triste: «Si puedo comprar una casa más grande con un terreno, definitivamente le conseguiré algunos hermanos o hermanas a Milo», prometía.

A vosotros, ¿qué os ha parecido la historia de Simone y Milo? ¿Tendríais un cerdo así de grande en vuestra casa? 

Si os ha gustado este artículo recordad que, más abajo, podéis disfrutar de otros que, con casi total seguridad, os resultarán igualmente entretenidos… o eso esperamos, porque la verdad es que los hemos hecho con mucho cariño.

Fuente: 20 minutos, Periodismo.