Verónica es una película de terror española dirigida por Paco Plaza y que se estrenó con gran éxito en 2017. La película trata sobre unas chicas que deciden “jugar” con una ouija y, obviamente, las cosas no salen cómo esperaban. Esta, como muchas otras historias de terror, tiene su origen en una historia real conocida como: El caso Vallecas.

La verdadera historia de Verónica se produjo a finales de los años 90, en Madrid. Estefanía Gutiérrez era una joven de 18 años aficionada al espiritismo y, en muchas ocasiones, usaba la ouija (que, para los que no lo sepáis, es una tabla con letras y números que sirve para “hablar” con los muertos) con sus amigas del instituto.




Una ‘clase’ que nunca olvidarían

Un día todas hicieron una sesión de espiritismo en su aula del instituto (cuando estaba vacía) para poder contactar y comunicarse con el espíritu del reciente fallecido novio de una de ellas. Sin embargo, no fueron capaces de hablar con él y, antes de que terminaran la sesión, su maestra irrumpió en el aula y rompió el tablero de ouija.




Así empezó un infierno

A partir de ese momento Estefanía empezó a vivir una serie de situaciones y estados muy raros y particulares ya que, años más tarde, la madre de Estefanía explicó que la joven ponía los ojos en blanco, tenía convulsiones y, en ocasiones, cambiaba su voz por la de un hombre.

Poco tiempo después de eso, Estefanía fue ingresada en un hospital y quedó en coma. Por desgracia, al poco tiempo fallecía por una asfixia pulmonar en extrañas circunstancias, según el parte médico.

Pero no todo terminó ahí…

A pesar del fallecimiento de Estefanía, tanto sus padres como sus hermanos empezaron a notar que en su casa ocurrían cosas extrañas y, de hecho, llegaron a llamar a la policía para alertarles de que los crucifijos se movían y que una enorme figura los vigilaba desde el pasillo.

Lo más sorprendente de todo es que cuando el inspector José Pedro Negri y otros policías acudieron al lugar, consideraron que, aunque no encontraron nada, sí que habían notado y presenciado situaciones extrañas y un tanto misteriosas.




Pese a todo eso, al cabo de un tiempo los hermanos de la difunta Estefanía realizaron una entrevista en la que explicaron que, en realidad, su hermana simplemente sufría de epilepsia, que era una chica normal y que la tragedia que vivió su familia no tenía nada que ver con el mundo paranormal.

De hecho, explicaron que tanto el entorno, como su propia familia fueron un componente fuerte de sugestión, pero que la realidad es que no hubo nada de fantasmagórico en los sucesos que vivió su hermana y que su fallecimiento no tuvo nada ver con la ouija.

Si os ha gustado este artículo recordad que, más abajo, podéis disfrutar de otros que, con casi total seguridad, os resultarán igualmente entretenidos… o eso esperamos, porque la verdad es que los hemos hecho con mucho cariño.

Fuentes: historiasdeterror10